AP
17 de octubre de 2017 / 09:56 a.m.

BARCELONA.- La gente empezó a congregarse el martes por la mañana para una nueva ronda de manifestaciones en Barcelona que reclamaba la liberación de dos líderes del movimiento independentista catalán, encarcelados en una investigación por sedición en un tribunal español.

Una juez en Madrid determinó ordenó el lunes prisión provisional contra Jordi Sánchez y Jordi Cuixart, líderes de los grupos de bases Assemblea Nacional Catalana y Omnium Cultural.

La magistrada determinó que eran los organizadores de las manifestaciones masivas del 20 y 21 de septiembre en Barcelona, que dificultaron una operación policial contra los preparativos del referendo de independencia del 1 de octubre.

El martes se convocaron una marcha a mediodía en Barcelona, capital de la región española de Cataluña, y una manifestación vespertina.

Medio millar de estudiantes abandonaron las clases en una de las universidades principales de Barcelona para sumarse a las manifestaciones.

Aina Delgado Morell, vocera de la organización independentista Universitats per la Republica, dijo que la movilización estudiantil continuará para detener “la represión del estado español”, además de lograr la libertad de los presos y la proclama de la república.

Tras las detenciones del lunes, miles de personas, algunas con carteles con mensajes como “libertad para los presos políticos”, golpearon cacerolas e hicieron sonar las bocinas de los coches en Barcelona.

La juez dio la orden casi 12 horas después de vencido el plazo del lunes por la mañana para que el presidente de la Generalitat catalana aclarase si había declarado la independencia.

El presidente Carles Puigdemont hizo una declaración ambigua la semana pasada sobre la base de los resultados del referendo del 1 de octubre.

Puigdemont tiene plazo hasta el jueves para revertir cualquier medida que haya tomado hacia la secesión. Si se niega, el gobierno ha dicho que invocará su autoridad constitucional para limitar o revocar la autonomía catalana.


ilp