NOTIMEX
8 de marzo de 2017 / 05:13 p.m.

ESPECIAL.- Cientos de mujeres se congregaron hoy frente a la Casa Blanca para conmemorar el Día Internacional de la Mujer con una senda manifestación de rechazo a las políticas y expresiones del presidente Donald Trump hacia la población femenina, la planificación familiar y las minorías.

La protesta, que formó parte de la movilización “Un Día Sin Mujeres”, incluyó demandas de igualdad de género, en especial de trato laboral y salarial igualitario para las mujeres estadunidenses, así como el fin de la discriminación por origen nacional o religión.

“Este es un movimiento de solidaridad donde tenemos que estar despiertos, activos, utilizando nuestro cerebro y nuestra voz a políticas, ideas, propuestas que nos van a lastimar como mujeres (y) madres”, dijo Nabeeha Kazi, una joven musulmana nacida en Pakistán.

La multitud estuvo compuesta de mujeres de todas las edades, aunque la mayoría eran jóvenes. Durante la protestas todas se dieron mutuamente un abrazo simbólico de unión y fraternidad.

“Trump respeta a las mujeres. ¿En serio?”, ironizaba uno de los cartelones. La frase era ilustrada por una bota gigante pisoteando a un grupo de mujeres

El mandatario estadunidense, quien fue acusado de misoginia por su rival demócrata Hillary Clinton durante la campaña presidencial, conmemoró esta mañaña el Día Internacional de la Mujer con un mensaje a través de la red social Twitter.

“Tengo un enorme respeto por las mujeres y los muchos papeles que sirven que son vitales para la estructura de nuestra sociedad y nuestra economía”, escribió.

Pero en la manifestación, activistas por los derechos de la mujer denunciaron que una de las primeras acciones de Trump como presidente fue firmar una orden ejecutiva que prohíbe el uso de fondos federales para organizaciones que apoyen la planificación familiar.

“Aborto seguro, legal y accesible”, rezaba una de las pancartas. “Alto a la guerra contra las mujeres”, remataba en pequeños carteles una madre afroestadunidense.

La movilización fue organizada por las mismas agrupaciones de defensa de los derechos de las mujeres que protagonizaron una senda manifestación en Washington el 21 de enero pasado, un día después de la toma de posesión del presidente Trump.