AP
27 de septiembre de 2016 / 05:51 p.m.

WASHINGTON.-  El presidente Barack Obama nominó a Jeffrey DeLaurentis, un diplomático de carrera, como el primer embajador de Estados Unidos en Cuba en más de 50 años, informó el martes la Casa Blanca.

DeLaurentis es actualmente el diplomático de mayor rango en la embajada de Estados Unidos en La Habana.

"Hoy, estoy orgulloso de nombrar a Jeffrey DeLaurentis para ser el primer embajador de Estados Unidos en Cuba en más de 50 años. El liderazgo de Jeff ha sido vital a lo largo de la normalización de las relaciones entre Estados Unidos y Cuba, y el nombramiento de un embajador es un paso adelante hacia el sentido común en una relación más normal y productiva entre nuestros dos países", dijo Obama.

"No hay ningún servidor público más adecuado para mejorar nuestra capacidad de comprometernos con el pueblo cubano y promover los intereses de Estados Unidos en Cuba que Jeff", aseveró el mandatario tras enviar su nombramiento al Senado estadounidense, que deberá confirmarlo.

Obama destacó que la carrera diplomática de DeLaurentis y su "amplia experiencia en Cuba y América Latina", así como su desempeño como jefe de la misión en La Habana desde agosto de 2014.

"Jeff ya está trabajando con Cuba en temas que hacen avanzar los intereses nacionales de Washington, como la aplicación de la ley, la lucha contra las drogas, la protección del medioambiente, la lucha contra la trata de personas, la ampliación de las oportunidades comerciales y agrícolas, y la cooperación en la ciencia y la salud", destacó.

El mandatario insistió en que el diplomático se ha involucrado con el pueblo cubano, y ha expresado y defendido los valores estadunidenses para defender los derechos humanos en la isla.

Asimismo, el mandatario destacó la amplia experiencia de DeLaurentis trabajando con las Naciones Unidas.

"Tener un embajador hará que sea más fácil abogar por nuestros intereses, y se profundizará nuestra comprensión, incluso cuando sabemos que vamos a seguir teniendo diferencias con el gobierno cubano", agregó Obama.

"Es exactamente el tipo de persona que queremos que represente a Estados Unidos en Cuba, y solo nos perjudicamos a nosotros mismos no siendo representados por un embajador", alertó el presidente, ante las dificultades que ha tenido en los últimos meses para que el Senado, de mayoría republicana, aprobara los puestos de Gobierno que ha sugerido.

Estados Unidos y Cuba anunciaron el reinicio de sus relaciones a finales de 2014, un proceso de normalización que se cristalizó en la apertura de las embajadas de ambos países en 2015 y la visita del propio Obama a Cuba el pasado marzo.