NOTIMEX
16 de diciembre de 2016 / 10:31 a.m.

Bakersfield.- Familiares de un anciano mexicano de 73 años que fue tiroteado por un policía de Bakersfield, California demandaron una investigación federal y estatal para que se haga justicia tras el "excesivo lujo de fuerza".

"Es difícil aceptar que la vida de nuestro padre terminó de manera tan abrupta y con excesivo lujo de fuerza", señaló la familia en un comunicado.

Francisco Serna fue muerto por un oficial de policía cuando el anciano realizaba su rutinaria caminata contra el insomnio pasada la medianoche, y quien al no acatar una orden de un policía recibio siete disparos.

El policía creyó que Serna se encontraba armado, luego de haber recibido una llamada al teléfono de emergencia sobre la presencia de un hombre armado, pero la misma policía confirmó que no estaba armado y que sólo portaba un enorme crucifijo de madera.

"Nos han robado a nuestro padre en tiempos en que nuestra familia debería estar celebrando las fiestas de fin de año y de tener recuerdos felices, y en lugar ha sido asesinado por un agente de la policía", agregaron los familiares.

"Nuestro padre fue tratado como un criminal y lo dejaron morir solo sin su familia a su lado", puntualizaron sobre el caso del hombre pensionado que padecía problemas mentales desde el 2015.

Cindy Imperial, vocera de la familia, expresó que se ha pedido una profunda investigación de parte del Departamento de Justicia de Estados Unidos así como de la procuraduría de California y que se nombre a un fiscal independiente en el caso.

"La propia policía de Bakersfield ha confirmado que Serna se encontraba desarmado", subrayó.
La misma familia ha convocado a una rueda de prensa en donde llamaron por una reforma de la policía con más capacitación, transparencia y diversidad en la integración de su departamento.

Familiares confirmaron que Serna, originario del fronterizo estado mexicano de Tamaulipas, trabajó por muchos años en los campos de algodón en el valle central de California hasta que se retiró hace unos 12 años.

Serna fue padre de cinco hijos, 16 nietos y cinco bisnietos.

Ha trascendido que el agente que disparó a Serna es el oficial Reagan Selman, quien tiene 16 meses en el Departamento de Policía de Bakersfield, fue un miembro de la marina de Estados Unidos y es originario de Texas.