AP
11 de agosto de 2016 / 11:31 a.m.

TORONTO. — Un sospechoso al que se había prohibido asociarse con el Estado Islámico murió el miércoles después de que la policía canadiense frustrara lo que una fuente describió como "una trama de atentado suicida".

El sospechoso que murió en la operación policial, identificado como como Aaron Driver, supuestamente quería utilizar una bomba en una zona pública, indicó un alto cargo de la policía.

Matan a terrorista del Estado Islámico que planeaba atentado suicida en Canadá
El joven fue detenido por primera vez en Winnipeg en junio de 2015, después salió tras acuerdos con la autoridad en el que se le prohibía conectarse a internet .| ESPECIAL

Driver quien también utiliza el seudónimo Harun Abdurahman, era conocido desde hacía un año, ya que las autoridades lo consideraban una amenaza porque podía ayudar a grupos armados.

El sospechoso, un veinteañero nativo de Winnipeg, Manitoba, estaba bajo una orden judicial desde este año que le prohibía asociarse con cualquier grupo terrorista, incluido el grupo extremista Estado Islámico.

El abogado de Driver y el fiscal llegaron a un acuerdo en febrero que establecía que había "motivos razonables para temer que pueda participar, contribuir de forma directa o indirecta a la actividad de un grupo terrorista".

Fue detenido por primera vez en Winnipeg en junio de 2015. Su abogado llegó a un acuerdo con las autoridades que le obligaba a llevar un dispositivo localizador y le prohibía conectarse a internet o tener cualquier comunicación con el grupo Estado Islámico, así como llevar cualquier objeto con un logotipo de la milicia radical.

Más tarde se anunció que algunas de las estrictas condiciones se habían levantado y que no iría a juicio.

No se revelaron detalles sobre su muerte. La Policía Montada de Canadá había informado antes de que había detenido un posible ataque tras recibir información creíble sobre una amenaza terrorista potencial.

El ministro canadiense de Seguridad Pública, Ralph Goodale, dijo haber hablado con el primer ministro, Justin Trudeau, sobre los sucesos "para confirmar que la seguridad pública ha estado y sigue estando adecuadamente protegida".

La operación policial se produjo el miércoles por la noche en Strathroy, una localidad en el sur de Ontario, unos 225 kilómetros (140 millas) al suroeste de Toronto.