15 de agosto de 2014 / 05:48 p.m.

Houston.- Texas está pagando cuatro veces más por sus drogas para ejecutar prisioneros con un nuevo proveedor, pagando casi lo mismo que el consumidor local pero mucho menos que otro estado donde también se aplica la pena de muerte.

La agencia de prisiones en el estado que más aplica la pena capital en Estados Unidos pagó 13 mil 500 dólares por su más reciente lote de pentobarbital a un costo de mil 500 por ampolleta, comparado con 350 dólares por dosis que gastó el año pasado, de acuerdo con documentos obtenidos por The Associated Press bajo una solicitud de información.

El costo adicional —una minúscula parte del presupuesto anual de tres mil millones de dólares del Departamento de Justicia Penal de Texas— se dio después que el proveedor anterior del estado se negara el año pasado a seguir abasteciendo el poderoso sedante argumentando que se volvió blanco de los que se oponen a la pena de muerte.

Las autoridades carcelarias ya encontraron una farmacia que les vende pentobarbital y han librado una exitosa batalla legal para mantener en secreto el nombre de la empresa.

Las reacciones antagónicas de los que se oponen a la pena capital han disminuido el número de empresas de medicamentos dispuestas a vender dosis del letal medicamento a los estados. Pero no está claro si el incremento en el gasto está relacionado con eso.

Grupos del sector y la Administración Alimentos y Medicamentos (FDA) dicen que no siguen los precios de la sustancia y tampoco quisieron especular sobre los factores que pudieron hacer que el precio se elevara para Texas.

Sin embargo, el gasto en Texas al parecer no es extraordinario. Un sondeo realizado en una veintena de farmacias en el área de Houston mostró que el Nembutal, la marca comercial del pentobarbital, se vende en promedio en mil 500 dólares.

El precio es una ganga comparado con Missouri, que usa el mismo sedante para ejecutar prisioneros. Datos de comienzos de este año muestran que el estado pagaba hasta ocho mil dólares por dosis.

Al menos 10 reos serán ejecutados en los próximos meses en Texas, lo que significa que su lote más reciente de pentobarbital se acabará a finales de año.

FOTO:

NOTIMEX