24 de enero de 2014 / 09:35 p.m.

Los médicos ecuatorianos están en contra del inciso tercero del artículo 146 del Código Penal, que castiga con penas de tres a cinco años las muertes ocurridas como consecuencia de una práctica profesional que incluya acciones peligrosas, ilegítimas o innecesarias.

 

Quito.- La Federación Médica Ecuatoriana anunció hoy la renuncia de cientos de profesionales descontentos con la regulación de la mala práctica profesional en el nuevo código penal, pero el Gobierno rebajó considerablemente las cifras.El presidente de la Federación, Alberto Narváez, dijo que en las últimas horas renunciaron 85 profesionales en el hospital Arturo Suárez, de Quito y 90 en el hospital de la Seguridad Social de Ambato (centro).Agregó que otros grupos han anunciado que renunciarán en el hospital estatal de Ibarra (norte), en el hospital Eugenio Espejo, de Quito, y en otros centros de Riobamba (centro-sur) en Cuenca (sur) y en otros lugares del país, aunque aún no se conoce la cifra exacta."Superan los 500 profesionales, en su mayoría especialistas", dijo en declaraciones a Efe Narváez, quien precisó que los facultativos seguirán en sus puestos hasta que se acepten las renuncias o sean reemplazados.La ministra de Salud Pública, Carina Vance, reconoció ayer la renuncia de los 90 facultativos en Ambato, según publicó el portal electrónico Ecuadorinmediato, pero hoy dijo que el Ministerio sólo conoce oficialmente la renuncia de un especialista y así lo recoge la web de esa institución.El director federal del Instituto Ecuatoriano de la Seguridad Social, Franciso Vergara, aseguró este viernes que existen planes para cubrir las ausencias, bien con médicos ecuatorianos o con especialistas llegados de Cuba, informó el canal Teleamazonas.Los médicos ecuatorianos están en contra del inciso tercero del artículo 146 del Código Penal, que castiga con penas de tres a cinco años las muertes ocurridas como consecuencia de una práctica profesional que incluya acciones peligrosas, ilegítimas o innecesarias.Este inciso del artículo crea ambigüedad, según la Federación, que ha anunciado una jornada de protesta nacional para el 4 de febrero, así como marchas y plantones en protesta por la redacción del artículo, que también castiga con penas de uno a tres años la infracción al debido cuidado en el ejercicio profesional.Narváez dijo que a partir del 4 de febrero, los médicos lucirán brazaletes o crespones negros hasta que esa frase del artículo sea eliminada."No es una condena mayor lo que nos preocupa", dijo el facultativo, partidario, incluso de "que el presidente (Rafael Correa) elimine esa frase y las penas sigan siendo de uno a cinco años".Lo que preocupa a los médicos es la interpretación que jueces y fiscales pueden hacer del artículo tal como aparece en el texto del nuevo Código Penal, aprobado en diciembre y vetado parcialmente por el presidente Correa.El texto legal se encuentra de nuevo en la Asamblea, donde los legisladores tienen que pronunciarse sobre el veto presidencial que, en todo caso, no hace referencia al artículo 146.El mandatario ecuatoriano dijo ayer que "los médicos son libres de hacer lo que quieran" y pidió el respaldo de los galenos "patriotas" y de los ciudadanos."No podemos gobernar un país en base a presiones de grupos de interés, por loables que sean esos grupos, los médicos", que "despiertan una simpatía natural", dijo.El mandatario recordó que la parte del código que tipifica la mala práctica profesional fue discutida con los profesionales de la medicina y se logró el "consenso" necesario.Pero Narváez, cuya federación acoge a unos 8.000 de los 45 mil médicos, enfermeras, odontólogos, obstetras y tecnólogos médicos de Ecuador, negó que la redacción final sea la que se consensuó con los médicos."El Gobierno miente al decir que hubo un acuerdo con los profesionales", aseguró, al explicar que los facultativos "jamás" podrían estar de acuerdo con ese texto.El presidente del colectivo médico indicó que aún sería posible modificar la redacción del artículo en la Asamblea, pero agregó que, si no se hace, una vez que el Código Penal entre en vigor acudirían a la figura de la acción popular para pedir en la Asamblea la reforma del artículo por medio de la presentación de 60 mil firmas de respaldo.

EFE