9 de diciembre de 2014 / 06:51 p.m.

Sierra Leona.- Médicos subalternos de Sierra Leona hicieron huelga por segundo día para exigir mejor atención para el personal médico que se contagia de ébola, tras una serie de muertes.

La presidenta instó a sus compatriotas a no bajar la guardia frente a la enfermedad en momentos que se ha estabilizado la tasa de infección.

La epidemia de ébola ha infectado a más 17,800 personas principalmente en Liberia, Guinea y Sierra Leona, de las cuales han muerto 6,300. Hay señales de que se empieza a controlar la epidemia en Liberia y Guinea, pero sigue extendiéndose rápidamente en Sierra Leona, que tiene el mayor número de infecciones.

Cientos de trabajadores de la salud se han contagiado en los tres países, sobre todo en Sierra Leona. Un estudio del Centro de Prevención y Control de Enfermedades de Estados Unidos reveló que el número de contagios de ébola confirmados por los laboratorios es 100 veces más alto entre los trabajadores de la salud que entre los demás adultos sierraleoneses.

Sierra Leona perdió tres médicos en dos días la semana pasada. La asociación de médicos subalternos se declaró en huelga el lunes para reclamar garantías de que tendrán acceso a máquinas de diálisis y otros equipos necesarios para salvar la vida si se contagian.

En Liberia, las tasas de infección se estabilizan, y la presidenta Ellen Sirleaf Johnson ha marcado el objetivo de que se detenga el contagio de ébola para final de año, una meta que parece poco realista pero podría resultar útil para que la gente no se acomode al estabilizarse la tasa de infecciones en el país. Se teme que, al remitir la epidemia, regresen las costumbres laxas de higiene y éstas permitan un nuevo estallido de la enfermedad.

Sirleaf lanzó el lunes la operación "El ébola debe acabarse", recordando a los liberianos que aún hay zonas de contagio, especialmente en regiones rurales.

"He oído decir que ir de 100 a 90 es duro, pero ir de 10 a 0 es aún más difícil", afirmó en declaraciones emitidas por televisión.

FOTO: APAP