MILENIO DIGITAL
8 de junio de 2017 / 08:20 a.m.

LONDRES.- El último día de campaña para las elecciones parlamentarias previstas para hoy en Reino Unido estuvo marcado por una subida del tono, luego de que la primera ministra, Theresa May, se dijese dispuesta a limitar los derechos humanos para luchar contra el terrorismo.

Tras los atentados de Mánchester y Londres, la conservadora May dijo el martes en un mitin que estaba dispuesta a cambiar la legislación para poder retener por más tiempo a los sospechosos de terrorismo o expulsarlos con mayor rapidez.

En entrevista con el periódico The Sun, May dijo estar dispuesta a ampliar de 14 a 28 días el lapso que se puede mantener retenidos a los sospechosos de terrorismo sin una orden judicial.

Pero su rival, el líder laborista, Jeremy Corbyn, criticó sus declaraciones. “No venceremos al terrorismo rompiendo nuestros derechos fundamentales y nuestra democracia”, dijo a la cadena BBC.

En lugar de eso, “lo que Reino Unido necesita son más policías e inversiones adicionales en las fuerzas de seguridad”, dijo Corbyn, que ya había criticado los recortes de los gobiernos conservadores en el presupuesto policial, cuando May era ministra de Interior.

A la vez, la prensa de derechas como el Daily Mail, The Sun y Telgraph arremetieron contra Corbyn, al que califican de peligro para la democracia. Corbyn es comparado con el senador estadunidense Bernie Sanders, quien hizo historia en los pasados comicios en EU al disputar a Hillary Clinton la candidatura por el Partido Demócrata, reivindicándose Sanders como un “socialista demócrata antisistema”.

Los laboristas de Corbyn protagonizaron en las últimas semanas un importante avance en las encuestas. Cuando a mediados de abril Theresa May convocó a elecciones anticipadas, los tories sacaban hasta 20 puntos de ventaja en los sondeos a los laboristas.

May adelantó los comicios para lograr un mayor respaldo a su postura de cara a la negociación de la salida del Reino Unido de la Unión Europea, el denominado brexit. Sin embargo, comenzó a caer en las encuestas tras incluir en su programa electoral recortes en las pensiones y en las ayudas a personas que necesitan cuidados médicos.

May, que fue ministra de Interior (2010-2016), está bajo una lluvia de críticas por los recortes presupuestarios en los servicios de seguridad y las negligencias de estos cuando Reino Unido ha sufrido tres atentados en menos de tres meses, dos en campaña, con un total de 35 muertos: el 22 de marzo, cerca del parlamento británico (cinco muertos); el 22 de mayo, al término de un concierto de Ariana Grande en Mánchester (22 muertos) y el sábado por la noche en Londres (ocho muertos).

“El número de personas muertas en el atentado es ahora de ocho”, dijo la policía en un comunicado, tras el descubrimiento de un cadáver en el río, que se cree corresponde a un francés, Xavier Thomas.

Además, la policía detuvo ayer a un hombre de 30 años en Ilford, un barrio del este de Londres, no lejos de Barking, donde vivían dos de los autores del atentado reivindicado por el grupo yihadista Estado Islámico (EI).

La policía y los servicios de inteligencia habían sido avisados de la peligrosidad de dos de los tres atacantes, despertando interrogantes su inacción.



pjt