13 de febrero de 2015 / 06:41 p.m.

El concurso de las clavadas de la NBA es uno de los eventos glamour del Juego de Estrellas, incluso es la última actividad para cerrar con broche de oro los sábados de está fiesta de la NBA.

Los participante de este año, Zach LaVine de Minnesota, Giannis Antetokounmpo de Milwaukee, Víctor Oladipo de Orlando y Mason Plumlee de Brooklyn tienen el reto de hacer una clavada que se puedan comparar con uno de los mejores de la historia.

Les presentamos a las mejores clavadas que se han dado en la historia de los concursos en el Juego de Estrellas.

Julius Erving 1976: Muchos recuerdan la gran hazaña de Michael Jordan saltando desde la línea de tiros libres. Pero el primero en hacer esto fue Dr. J.

Cedric Ceballos 1992: Ceballos, jugando en aquel entonces con los Phoenix Suns, ganó el concurso de clavadas al hacer un intento con los ojos vendados. Mucha gente cree que sí podía ver  a través de la venda. Pero salió victorioso.

Dominique Wilkins 1985: Las clavadas de Wilkins en el concurso son legendarias. (Más adelante, el duelo Jordan vs Wilkins). Pero antes vean su gran clavada en 1985.

 

Andre Iguodala 2006: De las clavadas más impresionantes tiene que ser cuando Allen Iverson rebotó una pelota detrás del tablero para que Iguodala concretará una jugada sensacional.

Dwight Howard 2008: Creatividad de vestuario también ayuda para grandes clavadas. A Howard le gusta apodarse 'Superman' y en está ocasión tuvo la oportunidad de mostrar que practicámente puede 'superar edificios con un sólo salto".

Blake Griffin 2011: Estaba en su casa, en el Staples Center. Toda la atención estaba dirigido para que hiciera algo memorable. Vaya que cumplió. Le pusieron un automóvil en la pintura y Griffin lo saltó sin problemas para lograr la clavada.

Vince Carter 2000: La era de 'Vinsanity' estaba en su punto más alto en el inicio del siglo XXI. El ejemplo más claro fue su gran clavada, girando 360 grados para dejar a todos asombrados.

 

Michael Jordan y Dominique Wilkins 1988: No se puede terminar la lista sin poner el duelo entre Michael Jordan y Dominique Wilkins en 1988. Lo sucedido ese día en Chicago es legendario. No les platico más. Vean las imágenes.

 

Zach, Giannis, Victor y Mason es su oportunidad de brillar.

JOSÉ MANUEL VILLALVA