— MARIANA OTERO-BRIZ, DANIEL VENEGAS Y ALEJANDRO MADRIGAL
3 de septiembre de 2013 / 02:58 p.m.

México • Los líderes del PAN calificaron el primer Informe de gobierno del presidente Enrique Peña Nieto de “incompleto, ficticio y sin resultados concretos”, aunque reiteraron que el blanquiazul no será obstáculo para impulsar las reformas estructurales para detonar el desarrollo del país.

Tras considerar que el mensaje fue incompleto y centrado en expectativas y no en resultados, el presidente nacional del PAN, Gustavo Madero, aseguró que Peña Nieto dejó “muchos cabos sueltos”, por lo que enfatizó en que el futuro del país depende de toda la clase política y su capacidad para impulsar las reformas.

 

“El mensaje lo que proyecta es que México realmente está en una encrucijada, que va a depender de la clase política, más del futuro para ver qué va a heredar esta administración”, dijo en entrevista al finalizar el acto en Los Pinos.

 

Sobre el Pacto por México, Madero aclaró que los partidos políticos están en toda la disposición, incluido el PAN, de continuar analizando la agenda de reforma para avanzar en las iniciativas que el país requiere.

 

“Estamos convencidos que ahí está realmente el futuro de un mejor país, pero es necesario que se mantenga el compromiso y no se dobleguen ante presiones, ante intereses, ante poderes fácticos para las reformas que se están discutiendo y analizando”.

 

A su vez, Diego Fernández de Cevallos, consideró que el mayor reto del gobierno de Peña Nieto será comunicar a la ciudadanía el alcance de las reformas.

 

Dijo que se debe explicar con precisión el impacto que tendrá la reforma energética en Pemex, a fin de que tenga la capacidad de competir con las petroleras extranjeras.

 

Señaló que los mexicanos deben tener información suficiente que les permita confiar en que las reformas no llevarán al país a una aventura.

 

En entrevista por separado, la secretaria general del PAN, Cecilia Romero, consideró que Peña Nieto emitió un mensaje “en una realidad distinta a la que vive el país” y que el mandatario no tiene cifras para presumir sobre el desempeño de su administración, a la cual le otorgó calificación “apenas arriba de 5”.

 

Para Romero “lo positivo del mensaje es que se está reconociendo que se llevarán a cabo las reformas estructurales que durante mucho tiempo se estuvieron promoviendo desde los gobiernos panistas y que la mezquindad del PRI no permitió”

 

El coordinador de la bancada panista en el senado, Jorge Luis Preciado, dijo que los indicadores “no dan para decir que fue un buen año y lamentablemente no fue un buen informe para el pueblo de México, aunque coincidió en que los panistas no serán un obstáculo para aprobar lo que el PRI negó durante 12 años”.