LORENA LÓPEZ
9 de junio de 2013 / 03:14 p.m.

México • El presidente Enrique Peña Nieto ha recibido el aval del Congreso a las iniciativas construidas en el Pacto por México, ya que de las 17 iniciativas presentadas en este inicio de su gobierno, los diputados y senadores le han aprobado cuatro y están pendientes 13.

Las que han superado el análisis en el Congreso son las reformas constitucionales en materia educativa y de telecomunicaciones, además del paquete económico compuesto por la ley de ingresos y el presupuesto de egresos.

Hasta el 31 de mayo, de 17 iniciativas presentadas en este inicio de su gobierno por Peña Nieto, los diputados y senadores han aprobado cuatro y están pendientes las 13 iniciativas que también forman parte del Pacto por México para la reforma financiera, pero que apenas fueron presentadas el 15 de mayo.

De esta manera, el porcentaje de aprobación de Peña Nieto en el Congreso es de 23.5 por ciento —el cual se reduce porque las 13 iniciativas forman parte de la reforma financiera— mientras durante los primeros seis meses de gobierno, Felipe Calderón tenía 76.9 por ciento y Vicente Fox 60 por ciento.

De hecho, el Presidente no envió ninguna iniciativa de ley fuera del Pacto por México hasta junio, una vez superado el primer semestre de su administración. El 5 de junio propuso aumentar la pena por el delito de terrorismo y el financiamiento a sus actividades.

La primera iniciativa presentada por un gobierno que arranca, resulta emblemática y en el caso del gobierno actual se trata de tres grandes reformas que han recibido el apoyo de la oposición por haberse negociado previamente en el Pacto por México.

La primera iniciativa enviada por Vicente Fox fue para exentar del impuesto a la importación los productos destinados a Estados Unidos y Canadá, así como una reforma a la ley federal de derechos, y el mismo día presentó la reforma constitucional en materia indígena para reconocer su libre determinación y autonomía.

En el caso de Calderón, junto con su paquete económico, pidió al Congreso modificar siete leyes vinculadas a los ingresos y los impuestos, y fue hasta el segundo mes de su administración, a finales de enero, cuando mandó la iniciativa para establecer que ningún funcionario público puede ganar más que el Presidente de la República.

El Presidente hizo suya la iniciativa de reforma educativa que consensuó con la oposición en diciembre y solo después de que ésta recibió el aval de los congresos locales, procedió a presentar, en marzo, la de telecomunicaciones, que también fue resultado de su negociación con las dirigencias de PAN y el PRD en el Pacto.

Después, en mayo, presentó la reforma financiera, firmada también por el Pacto por México, que aún está pendiente de aprobación en la Cámara de Diputados y el Senado, y que incluye 13 iniciativas que buscan reformar 34 leyes, con las cuales se pretende aumentar la oferta de créditos para empresas y familias.