MILENIO DIGITAL
8 de noviembre de 2016 / 09:22 a.m.

ESTADOS UNIDOS.- Desde hace casi 20 años, Reyna Silva ha soñado con poder votar en Estados Unidos. Originaria de Acapulco, Guerrero, hace dos décadas se fue de México en busca del sueño americano y ahora tras su constancia y comprobar ser una "ciudadana ejemplar", forma parte de los hispanos que votarán por primera vez en el país vecino del norte.

Asegura que los latinos han escuchado por años que marcarán la diferencia, pero hasta ahora no lo había creído tanto.

Con su ID (identificación) en mano, hoy la mujer de 45 años acudirá a una de las casillas en Maryland y votará por una mujer.

"Hillary Clinton es una mujer fuerte, desde que su esposo era presidente ella ha estado al lado de él y le ha dado mucha fortaleza, ahora ella es fuerte y me siento representada por ella", asegura la empleada de una empresa de limpieza.

La menuda mujer, de piel morena, cabello lacio largo negro y ojos pequeños camina entre las calles de Chinatown en Washington DC, orgullosa de su activismo y de animar a sus compañeros a salir a las calles y ejercer su voto.

Ella participa en las actividades de Casa de Maryland, una organización civil que lucha por los derechos de los latinos y los inmigrantes. A unas horas de la elección, se siente satisfecha de haber salido a las calles a brigadear y pedir el voto para la candidata demócrata Hillary Clinton.

Según datos del Pew Hispanic Center, cada año alrededor de 800 mil latinos cumplen 18 años, además de los que obtienen la ciudadanía estadunidense. Se trata de una franja que esta vez podría ser definitoria para los resultados de las elecciones en Estados Unidos. Un poder, asegura Silva, que podría sentirse más esta vez.

Hoy, las casillas en el Distrito de Columbia, Virginia y Maryland estarán abiertas desde las 7 de la mañana hasta las 8 de la noche y se espera que brigadas de simpatizantes alienten el voto de latinos.

Pero más allá de quien resulte ganador en las elecciones, la nación norteamericana tiene un camino largo para trabajar en la reconciliación entre gobierno y población, consideraron académicos del Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE).

En el foro "Las elecciones presidenciales en Estados Unidos y sus implicaciones para México", la investigadora del CIDE, Susana Chacón consideró que los discursos particularmente de Donald Trump, han polarizado a la población y han llevado la contienda a comportamientos primarios y de confrontación, lejos de propuestas reales de cambio.

En el foro, organizado por la embajada de México en Estados Unidos y el CIDE, la especialista Blanca Heredia advirtió que será un proceso electoral cerrado en el que el margen de cuatro puntos porcentuales entre Hillary Clinton y Donald Trump, no variará mucho.