MILENIO DIGITAL Y AP
20 de enero de 2017 / 11:48 a.m.

MÉXICO.- La cancillería informó que el gobierno de Estados Unidos solicitó consentimiento para juzgar a Joaquín Guzmán Loera por delitos adicionales a los acordados en su extradición el 20 de mayo de 2016, lo cual México concedió, por lo que será procesado ante la Corte Federal de Distrito para el Distrito Este de Nueva York.

La Secretaría de Relaciones Exteriores apuntó que en virtud del proceso abierto contra Guzmán Loera en Nueva York, el gobierno presentó formalmente la solicitud de ampliación, conforme al
Tratado de Extradición entre ambos países y "otorgó garantías suficientes respecto de que no impondrá la pena de muerte, o de que en caso de ser impuesta, ésta no será ejecutada al extraditado".

La opinión en México fue emitida por la Procuraduría General de la República y la cancillería otorgó el consentimiento solicitado.
Agregó que de conformidad con la Convención de Viena sobre Relaciones Consulares, el Consulado de México en Nueva York procederá a otorgar asistencia consular al extraditado.

Por su parte, fiscales en Estados Unidos presentaron 17 cargos en contra de "El Chapo", a quien describieron como el arquitecto de una red de violencia, corrupción y adicción a las drogas que se prolongó tres décadas, y dijeron que buscan decomisarle 14 mil millones de dólares.

Extraditado el jueves desde México, Guzmán se presentará en las próximas horas en una corte federal en Brooklyn.

"Él es un hombre conocido por una vida de crimen, violencia, muerte y destrucción, y ahora tendrá que responder por eso", dijo Robert Capers, el fiscal federal de Brooklyn.

Como jefe del cártel de Sinaloa, Guzmán encabezó una organización que envió toneladas de cocaína y heroína a Estado Unidos usando camiones cisterna, aviones que aterrizaban en pistas clandestinas, barcos contenedores, lanchas motoras e incluso submarinos, dijeron los fiscales. Tal vez algo más conocido eran los túneles que su cártel construía bajo la frontera con Estados Unidos para transportar droga, dijo Wifredo Ferrer, el fiscal federal de Miami.

El cártel hizo miles de millones de dólares en ganancias y contrató a sicarios para asesinar, secuestrar y cometer actos de tortura, de acuerdo con las autoridades. Además, los traficantes del grupo organizado también ayudaron a alimentar una epidemia de abuso de drogas en Estados Unidos en las décadas de 1980 y 1990, indicaron los fiscales.

"Millones de estadounidenses se volvieron adictos a sus venenosas drogas", dijo Capers.

De momento se desconoce quién representa a Guzmán en tribunales. La agencia antidrogas DEA lo llevó en avión desde la fronteriza Ciudad Juárez a Nueva York el jueves por la tarde, de acuerdo con las autoridades federales. La extradición sucedió horas antes de que Donald Trump, quien ha criticado duro a México, asumiera como presidente.