24 de junio de 2013 / 01:25 a.m.

Ciudad de México • El gobierno de México recibió con interés el discurso del presidente Barack Obama en Berlín, en el que anunció su intención de desarrollar nuevas acciones en materia de reducción de arsenales, no proliferación y desarme nuclear.

A través de un comunicado de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE), México expresó que comparte con otros países la preocupación por el peligro que conlleva la existencia de armas nucleares.

Por ello desea analizar con datos técnicos las consecuencias que tendría una detonación atómica -accidental o deliberada- que además de la paz, "afectaría el desarrollo económico mundial, el bienestar social de regiones enteras y la salud pública de la humanidad".

En ese marco, México exhortó a todos los Estados poseedores de armas nucleares a dar pasos más decididos para celebrar y concluir negociaciones con vistas a la destrucción irreversible, transparente, total y verificable de todas las armas nucleares, independientemente de su tipo o ubicación geográfica.

El país tomó nota de los anuncios hechos por el presidente de Estados Unidos el pasado 19 de junio en Berlín, en el sentido de que continuará las negociaciones con Rusia para lograr más reducciones en el tamaño de arsenales de armas estratégicas.

También reconoció la voluntad de Estados Unidos por reducir el número de armas nucleares tácticas desplazadas en Europa, abundó la cancillería.

Destacó asimismo que el gobierno de México valora positivamente que el presidente Obama haya reiterado su propósito de obtener la ratificación del Tratado para la Prohibición de los Ensayos Nucleares.

Esas acciones están entre los compromisos y obligaciones que los Estados poseedores de armas nucleares que son parte del Tratado de No Proliferación de Armas Nucleares contrajeron en 2000, y que asumieron de nuevo en 2010 para lograr el desarme nuclear, y espera que este propósito se concrete en el corto plazo.

En concordancia con el compromiso con el desarme nuclear, en 2014 México será sede de la Segunda Conferencia Internacional sobre el impacto humanitario de las armas, en seguimiento a la organizada por el gobierno de Noruega este año.

NOTIMEX