30 de abril de 2013 / 11:18 p.m.

 Ciudad de México • El ex rector de la UNAM, Juan Ramón de la Fuente, aseguró que aun cuando se ha consolidado una fuerte red hospitalaria a lo largo de más de 70 años, México se encuentra lejos de la meta de garantizar el derecho a la salud debido a la “pobreza intelectual” de los médicos, a que se priorizar el lucro antes que el servicio, y se anteponen creencias en lugar de aplicar la laicidad en temas como aborto, eutanasia.

Al dictar la conferencia magistral en el 70 aniversario del Hospital Infantil "Federico Gómez”, De la Fuente fue contundente: “Si hay algo que debe quedar claro es que no hemos ni con mucho llegado a la meta ni siquiera después de haber cumplido 70 años. Un problema que parece agudizarse en el contexto de esta compleja dinámica social que nos abruma, tiene que ver con el empobrecimiento intelectual de algunos médicos.

“Percibo con preocupación, con más frecuencia de lo que quisiera, un cierto estrechamiento en el sentido ético y en su capacidad de reflexión. Bombardeados de información relevante e irrelevante, presionados por los tiempos de consulta y el número de enfermos que hay que atender, limitados por la cobertura de los servicios médicos, atrapados entre las estructuras burocráticas y mercantiles, disminuidas sus retribuciones en instituciones pública, y tentado por el principio de lucro mayor que caracteriza a la llamada industria de la salud, los médicos de hoy tienden a olvidar con frecuencia que la verdadera fortaleza de nuestra profesión radica en la posibilidad de poner el acento en los valores que emanan de la naturaleza misma de la persona.

De la Fuente subrayó que “el derecho a la salud con todas sus implicaciones sigue encabezando la lista de las prioridades sociales pendientes” por ello exhortó a la comunidad médica a no sólo prepararse con las nuevas tecnologías, sino a retomar el humanismo, el respeto a la individualidad y el derecho a decidir del paciente. Significa imponer la laicidad a su práctica ante sus propias creencias religiosas.

En una sociedad plural y democrática es probable que los valores, principios, de los pacientes y médicos coincidan como que discrepen. “Entre los mismos médicos hay criterios distintos a asuntos tan sensibles como la eutanasia, la interrupción del embarazo en ciertas condiciones, la prolongación de la vida, la sedación terminal.

“Pero no se trata sólo de ver cuáles son las preferencias personales del médico, aunque estas desde luego, juegan un papel importante y con frecuencia hay pacientes que prefieren dejar las decisiones en manos de los médicos, sino de entender que si un médico le da la espalda a los enfermos esta renunciando al compromiso humanista de su profesión”.

Por ello, abundó, la medicina debe de abordarse desde una perspectiva laica, dejando de lado los juicios de valor, que resultan respetables pero no deben de regir la práctica de la atención, sobre todo, cuando se presentan temas polémicos, de interés general, como la fertilización in Vitro, el uso de células madres, los cuidados paliativos a las personas próximas a morir, los alcances de la genómica, el derecho a decidir el número de hijos y el nacimiento de unos y otro.

“Que nadie pretenda imponer a otros sus creencias, que cada quién asuma las que más les convenzan… no hay que confundir derechos con preferencias, ni delitos con pecados, ni feligreses con ciudadanos…el médico debe de actuar conforme a la voluntad del enfermo, pero si los priva de sus derechos no está actuando en su función de médico, si le da la espalda a los enfermos esta renunciando al compromiso humanista de su profesión”.

Para el ex rector de la UNAM, Juan Ramón de la Fuente México debe de partir del hecho de no sólo consolidar una red de hospitales, como el Infantil de México, sus institutos y el Seguro Social en México, sino promover la justicia social llegando a los sectores más vulnerables.

La celebración de los 70 años del Hospital Infantil contó con la presencia de la Mercedes Juan López, secretaria de Salud Federal, José Alberto García Aranda, director del Hospital Infantil de México, y Jesús Kumate, ex secretarios de Salud y ex Director del Hospital Infantil de México.

 — BLANCA VALADEZ