29 de marzo de 2014 / 02:59 p.m.

Caracas.- Los cancilleres de México, José Antonio Meade, y de Argentina, Héctor Timerman, rechazaron ayer que ambos países participen como mediadores en los conflictos que vive Venezuela, tanto a nivel interno con la oposición, como la ruptura de relaciones con Panamá.

Pese a que ambos diplomáticos hicieron votos por que Venezuela solucione sus problemas, enfatizaron que ni Argentina ni México tendrán injerencia en las negociaciones que se lleven a cabo entre el gobierno de Nicolás Maduro y la oposición liderada por Henrique Capriles y Leopoldo López.

En rueda de prensa en la ciudad de México, Meade Kuribreña dijo que se debe cuidar la integridad de Latinoamérica privilegiando el diálogo entre "dos países entrañables", en referencia al rompimiento de relaciones de Caracas con Panamá.

Meade recalcó que México no participa en un proceso de mediación, pero sí "hago votos por que haya diálogo y un reencuentro entre ambos países" y abundó que este llamado al diálogo "debe ser entendido como tal", y que México siempre será respetuoso de las decisiones de cada país.

A su vez, el canciller de Argentina coincidió en que solo participa como observador a través de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) en el conflicto interno que vive Venezuela.

Pero mientras Argentina y México se desmarcaban de la problemática que vive Venezuela, desde Caracas llegaba la noticia del rechazo, por parte de un tribunal, de la apelación contra la detención del dirigente opositor Leopoldo López, preso hace más de un mes y acusado de instigar a la violencia en las protestas contra el gobierno, que han dejado 37 muertos.

Juan Carlos Gutiérrez, uno de los abogados del dirigente opositor, manifestó su desacuerdo con la decisión y aseguró a la prensa que "Leopoldo López nunca ha cometido un delito y mucho menos esos que se le están imputando".

López se entregó a la justicia el pasado 18 de febrero en medio de un masivo mitin en el este de Caracas, y desde entonces permanece recluido en la cárcel militar de Ramo Verde a las afueras de la capital.

El tribunal, que tiene plazo hasta el 5 de abril para determinar si enjuiciará o no a López, ratificó el lugar de detención del opositor y los cargos contra éste: presunto "determinador de incendio intencional, instigación pública, daños a la propiedad y asociación para delinquir", precisó Gutiérrez.}

Mientras tranto el gobierno venezolano compareció ayer ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos para exponer "la verdad" sobre las protestas en el país y dijo que la oposición busca generar con ellas una "intervención de la OTAN".

El objetivo es inducir enfrentamientos "para simular una guerra civil y solicitar la intervención de militantes la OTAN", dijo el representante venezolano para derechos humanos, Germán Saltrón.

Venezuela ha vivido "de golpe en golpe" y "nunca ha tenido una oposición verdadera, seria y responsable", sino una "catastrófica", agregó Saltrón.

Agencias