15 de enero de 2014 / 11:07 p.m.

Los Ángeles.- El poblado de Cherán no arde como el resto de Michoacán, en parte gracias a sus paisanos en Los Ángeles y otros lugares de Estados Unidos.

Aquí, distintos clubes se han unido para enviar alimentos y ayuda a sus habitantes.

Ramiro Romero, presidente de la Federación de Clubes y Asociaciones de Michoacanos en Norteamérica (FECADEMIN), nacido en Cherán hace 58 años, señala que el apoyo provino de clubes de California y el estado de Illinois y aclara que no se envió directamente a la Policía Comunitaria, sino a la gente.

"El pueblo se dedicó a resguardar sus bosques y quedó atrapado en su propia región, no salían por temor a represalias, por eso se les hacía llegar ese tipo de apoyos", comentó el activista radicado en Los Ángeles desde 1975. "Entendimos que era una lucha favorable, positiva", añadió.

El resultado, indica Romero, lo constató en su último viaje a la comunidad en julio pasado, en el cual se encontró con un lugar "seguro" y gobernado de manera autónoma y sin "armas sofisticadas".

José Barragán es un michoacano que vive en Riverside y que tampoco ha dejado de tender la mano a sus paisanos a pesar del conflicto.

El domingo regresó de una visita al oriente de esa entidad, que incluyó hacer un donativo de casi $4 mil dólares para la apertura de una radio cultural, constatar una inversión de $100 mil dólares para la construcción de una plaza cívica y reunirse con el alcalde de Tancítaro, un lugar resguardado por la Policía Federal, el Ejército y guardias comunitarias.

"Constaté que [Tancítaro] es una de las partes selladas, es ahora la más libre de extorsiones y la más custodiada", dice Barragán, quien menciona que para llegar al poblado atravesó cinco retenes.

Agencias