4 de julio de 2013 / 01:59 p.m.

México • Los jueces y magistrados federales no podrán llevar a cabo cualquier medida que tenga como efecto devolver a los migrantes que llegan a México y que solicitan asilo político o se encuentran como refugiados, para que su vida y libertad no corran peligro en sus países de origen.

Así se lo hizo saber el presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) y del Consejo de la Judicatura Federal (CJF), Juan Silva Meza, a los juzgadores federales del país, a través de un documento que contiene los estándares mínimos en materia de procesos judiciales, que involucran a personas migrantes.

Los impartidores de justicia tampoco podrán impedir que las personas busquen protección en una nación mediante la solicitud del reconocimiento de la condición de refugiado, “ya que existe la posibilidad que sean devueltas a un país donde su vida o su libertad corre peligro”.

Asimismo, la separación de los niños, niñas y adolescentes de su núcleo familiar únicamente debe realizarse bajo una justificación clara y con una duración temporal, ya que tan pronto lo permitan las circunstancias, éstos o éstas deben ser devueltos a sus progenitores.

Tras reunirse con los cónsules de 14 países latinoamericanos acreditados en México, los diplomáticos externaron la necesidad de establecer un mecanismo de asistencia legal que les permita atender a sus connacionales que se encuentran internos en penales del país.

Silva Meza les comentó que en México los jueces federales cuentan con una sólida formación convencional en materia de derechos humanos, lo que amplía el margen de protección de las personas en el país.

El documento se envió esta semana a los juzgadores, donde se les dejó claro que la reunión con los cónsules de Argentina, Perú, Ecuador, Guatemala, Cuba, Costa Rica, Bolivia, Panamá, Uruguay, Chile, Brasil, Venezuela, Paraguay y Honduras se celebró el pasado 22 de junio.

RUBEN MOSSO