AP
28 de julio de 2017 / 07:47 p.m.

CARACAS. — El vicepresidente estadounidense Mike Pence ratificó el viernes la intención de Washington de aplicar fuertes sanciones a Venezuela si se impone la Asamblea Constituyente, cuyos miembros serán electos el 30 de julio en medio de una creciente tensión ante las amenazas de la oposición de intensificar las protestas y los hechos irregulares que se registraron en al menos 20 centros electorales del suroeste del país.

Pence expresó, tras conversar vía telefónica con el dirigente opositor Leopoldo López, quien se mantiene desde inicios de mes detenido en su casa cumpliendo arresto domiciliario, que el presidente Donald Trump mantiene su apoyo al pueblo venezolano.

Tras elogiar a López, el vicepresidente instó en un comunicado a que se liberen de forma total e incondicional a todos los presos políticos, se realicen elecciones libres y justas, se restaure la Asamblea Nacional y se respeten los derechos humanos.

La tensión política se intensificó el viernes luego de la toma de algunas vías en todo el país que convocó la coalición opositora para elevar las presiones con la Asamblea Constituyente.

En algunos puntos del este de Caracas los manifestantes levantaron barricadas para bloquear el paso en atención a la llamada "Toma de Venezuela”. El diputado opositor José Manuel Olivares afirmó que en la capital y otros cuatro estados se registraron bloqueos de vías.

La alianza opositora llamó a la nueva protesta en abierto reto al ministro de Relaciones Interiores, mayor general Néstor Reverol, que prohibió a partir del viernes las manifestaciones y concentraciones para garantizar el desarrollo de los comicios del domingo.

"El domingo 30 de julio la constituyente sí va", afirmó el viernes el presidente Nicolás Maduro a pesar de los cuestionamientos de la oposición venezolana y algunos países, entre ellos Estados Unidos, que ha amenazado con sanciones económicas si el gobierno sigue adelante con el proceso para reescribir la carta magna.

Venezuela enfrenta la tensión política en medio de una crisis económica con una desbordada inflación de tres dígitos, una grave escasez de alimentos, medicinas y otros bienes básicos y una fuerte contracción económica.



dat