AP
11 de mayo de 2014 / 05:38 p.m.

Bagdad. — Milicianos armados lanzaron un ataque contra barracas militares en el norte de Irak, donde mataron a 20 soldados, informaron las autoridades el domingo, al tiempo que otros ataques mataron a 14 personas.

El ataque a las barracas en la aldea de Ayn al-Jahish, en las afueras de Mosul, fue similar a dos asaltos previos este año en el área y representa el golpe más reciente a los intentos del gobierno para conseguir estabilidad en áreas dominadas por suníes.

Los hombres armados lanzaron el ataque a finales de la noche del sábado, dijeron dos policías, disparándoles a soldados a corta distancia. Otros soldados murieron peleando cuando los milicianos irrumpieron en las barracas. Un funcionario médico que confirmó la cifra de bajas dijo que 11 soldados tenían las manos atadas a la espalda y balazos en la cabeza.

Los soldados en las barracas están a cargo de proteger un oleoducto que transporte crudo iraquí a los mercados internacionales y una carretera cercana. Los ataques al oleoducto son comunes en esa área cerca de Mosul, unos 360 kilómetros (225 millas) al noroeste de Bagdad.

Ningún grupo se atribuyó responsabilidad por el ataque, pero fue similar a otro ataque en el área reivindicado por el grupo Estado Islámico de Irak y el Levante, una filial de al-Qaida.

En ese ataque, milicianos del grupo mataron a 15 soldados en las barracas y decapitaron a algunos de ellos. En abril, milicianos mataron al menos a 10 soldados en una base en las afueras de Mosul.

El domingo, hombres armados en un automóvil en marcha en la norteña ciudad de Adeim dispararon contra miembros de la milicia Sahwa, matando a siete, dijeron funcionarios policiales y militares. Esa milicia sumó fuerzas con las tropas estadounidenses en el combate a al-Qaida en el punto álgido de la guerra.

En las afueras de Mosul, hombres armados atacaron un retén conjunto de la policía y la Sahwa, matando a tres policías y un miembro de la milicia. Otro miembro de la Sahwa murió junto con su hermano y su hijo, cuando los agresores atacaron su casa en la ciudad de Yussifiyah, 20 kilómetros al sur de Bagdad.