AP
22 de febrero de 2016 / 09:46 a.m.

La Habana.- El presidente Raúl Castro dispuso que unos nueve mil efectivos de las Fuerzas Armadas cubana se incorporarán a la lucha contra el mosquito transmisor del zika, un virus que todavía no reporta ningún caso en la isla.

"Cuba ha desarrollado un trabajo intenso para disminuir la presencia del vector, con el objetivo de mantenerlo en niveles que no ofrezcan peligro", expresó un texto firmado por Castro. "Sin embargo, factores relacionados con la inadecuada calidad técnica del trabajo antivectorial, el deficiente saneamiento ambiental y condiciones climatológicas adversas, propician el riesgo de que se propaguen enfermedades".

El texto fue publicado este lunes en el periódico Granma órgano oficial del Partido Comunista de la isla.

La ofensiva se realizará incluso teniendo en cuenta que no hay casos de zika comprobados en la nación caribeña y a fin de eliminar los mosquitos del género Aedes, el transmisor.

Castro aseguró que se vigila detenidamente todos los reportes de fiebres.

"Una vez más el verdadero protagonismo en la lucha contra las amenazas de epidemias le corresponde a todo nuestro pueblo, pues para alcanzar el éxito en esta importante y necesaria tarea es imprescindible contar con su participación consciente", agregó el gobernante.

zika nl
Los mosquitos del género Aedes son los transmisores del dengue, chikungunya y zika | REUTERS

El mosquito de hábitat tropical también puede transmitir otras enfermedades como el dengue y el chikungunya, ambos ampliamente extendidos por América Latina y el Caribe.

Las labores antivectoreales a las cuales Castro hace referencia y a la cual se sumarán nueve mil efectivos incluyendo a oficiales de las Fuerzas Armadas, incluyen fumigaciones casa por casa y por las calles, recolección de basura, saneamiento de vertederos e inspecciones de lugares a donde se pueda acumular el agua y que sirven de criadero de los mosquitos.

También se incorporarán a esas acciones unos 200 policías.

A comienzos de este año Cuba reportó que en 2015 se habían reportado casos de transmisión de dengue en algunas provincias del país y unos 28 de chikungunya "importados" --o sea personas que no se contagiaron en la isla.