REUTERS
15 de febrero de 2016 / 05:51 p.m.

Londres.-Los dos mayores exportadores de petróleo del mundo, Arabia Saudita y Rusia, sostendrán un encuentro el martes al cual se unirán Qatar y Venezuela, en medio de los esfuerzos por controlar un exceso de suministro que ha llevado a los precios a mínimos de más de una década.

Los ministros de Petróleo saudita, Ali al-Naimi, y su par ruso, Alexander Novak, se reunirán en la capital de Qatar, Doha, donde también hablarán con sus homólogos venezolano, Eulogio Del Pino, y qatarí, Mohammed al-Sada, según las fuentes.

El encuentro reaviva los recuerdos de un acuerdo entre los productores de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) y los no OPEP en 2001, cuando Arabia Saudita impulsó un pacto global para recortar la oferta al que Rusia accedió a sumarse por primera y última vez.

Sin embargo, Moscú nunca cumplió realmente su promesa de reducir las exportaciones.

Un funcionario del Ministerio de Relaciones Exteriores ruso, Vladimir Voronkov, dijo el lunes que Venezuela está hablando con algunos miembros de la OPEP y Rusia sobre la posibilidad de una acción conjunta que impulse los precios.

El lunes, los precios del petróleo se recuperaron un 2 por ciento en un mercado lento por un feriado en Estados Unidos. Han caído a su nivel más bajo en más de una década en el último año debido al auge de los suministros de Estados Unidos y a la decisión de la OPEP de elevar sus exportaciones.

Arabia Saudita ha dicho que recortará la producción sólo si otros países no miembros de la OPEP se unen. Rusia, el mayor productor del mundo, se ha negado a cooperar bajo el argumento de que su industria es competitiva a cualquier precio y que técnicamente es problemático reducir la producción.

Esas posiciones comenzaron a suavizarse luego que en enero los precios del petróleo se derrumbaron hasta por debajo de los 30 dólares por barril (dbp), una fracción de lo que Rusia necesita para equilibrar su presupuesto en la cercanía de las elecciones parlamentarias de finales de este año.

Las finanzas públicas de Arabia Saudita y de otros estados del Golfo Pérsico también están sufriendo por la baja de sus ingresos por exportación de crudo.

Muchos observadores de la OPEP dijeron que el mayor obstáculo para un acuerdo serían las posiciones de los miembros del cartel Irán e Irak, que planean aumentar su producción este año