14 de enero de 2015 / 02:41 p.m.

PARIS.- Charlie Hebdo presentó el martes una nueva versión de su periódico irreverente y con frecuencia ofensivo, colocando desafiantemente en la portada una caricatura del profeta Mahoma que de inmediato atrajo críticas y amenazas de más actos de violencia  al mismo tiempo en que la publicación prácticamente 'voló' de los puestos de revistas de Francia.

 La publicación también hizo mofa de otras religiones y difundió a dos páginas una descripción de la marcha del domingo en París, en la que participaron más de un millón de personas. Señaló que más gente acudió a la protesta "que a misa".

"En la última semana, Charlie, un periódico ateo, ha conseguido más milagros que todos los santos y profetas combinados", afirmó la publicación en su principal editorial. "El milagro del que estamos más orgullosos es que tienes en tus manos el periódico que siempre hicimos".

La portada de la edición más reciente muestra a un Mahoma sollozante que sostiene un cartel que dice: "Soy Charlie" y la leyenda "Todo está perdonado" encima de él. Zineb El Rhazui, periodista del semanario, dijo que la cubierta tiene el mensaje de que los periodistas perdonan a los extremistas por la masacre.

Renald Luzier, el caricaturista que dibujó la imagen de la portada y que es conocido por su pseudónimo "Luz", dijo que representa "solamente a un pequeño tipo que está llorando". Y entonces añadió, sin disculparse: "Sí, es Mahoma".

Dar al-Ifta, encargado de emitir edictos religiosos, describió la portada prevista como una "provocación injustificada" para millones de musulmanes que aman y respetan a su profeta, y advirtió que la caricatura podría desatar una nueva ola de odio.

De hecho, críticas y amenazas aparecieron de inmediato en sitios de extremistas en internet, con exhortaciones para más ataques al periódico y amenazas anónimas de radicales, de acuerdo con el Grupo SITE de Inteligencia, un organismo con sede en Estados Unidos que se dedica a monitorear a terroristas.

El nuevo número mantuvo el tono irreverente por el que Charlie Hebdo se convirtió en el semanario más famoso en Francia. Las dos primeras páginas incluyeron dibujos realizados por los caricaturistas asesinados: uno mostraba a una venerada monja francesa ya fallecida hablando de sexo oral, y otro presentaba a un líder musulmán, otro judío y otro cristiano dividiéndose el mundo.

El editorial principal expresó una sólida defensa del laicismo y el derecho de la revista de burlarse de religiones y líderes religiosos y exigirles responsabilidad por sus actos, y finalizó con una crítica al papa.

Sin embargo, la controversia se centró en la portada y la caricatura del frofeta Mahoma.

En diversas partes del mundo, las organizaciones noticiosas tuvieron pareceres distintos en cuanto a acompañar o no con imágenes las notas sobre la nueva portada de Charlie Hebdo.

NO TODOS SON CHARLIE

En Estados Unidos, los programas de la CBS y el periódico The New York Post difundieron la portada, al contrario de la cadena ABC. El New York Times tampoco la publicó pero agregó un enlace para la imagen. La CNN no la difundió en internet ni en sus programas al aire.

The Associated Press no ha publicado caricaturas previas del semanario sobre Mahoma y declinó hacerlo sobre las del más reciente número debido a su política de evitar la difusión de imágenes tendientes a generar provocación en el aspecto religioso.

En Europa, los principales diarios de España publicaron la portada en internet, en tanto que la emisora estatal la incluyó en sus noticiarios.

En Gran Bretaña, el Times of London, el Guardian y el Independent difundieron la imagen, al contrario del Daily Telegraph. La BBC mostró la nueva portada en sus programas noticiosos.

En Alemania, los diarios Sueddeutsche Zeitung y Frankfurter Allgemeine Zeitung, así como el semanario Der Spiegel difundieron la portada en sus páginas de internet.

FOTO: Reuters

AP