AP
10 de abril de 2016 / 02:19 p.m.

París. — La firma panameña en el centro del escándalo de miles de documentos filtrados sobre inversiones en el exterior utilizó rutinariamente el nombre de la Cruz Roja y otras organizaciones de beneficencia para ayudarse a ocultar el origen de millones de dólares en fondos cuestionables, revelaron el domingo dos periódicos en la investigación.

No hay indicios de que los grupos humanitarios hayan estado enterados de que sus nombres fueron utilizados de esta manera. La portavoz del Comité Internacional de la Cruz Roja, Claire Kaplun, dijo que la revelación fue "una sorpresa total y algo que consideramos sumamente escandaloso".

Los diarios Le Monde de Francia y Le Matin Dimanche de Suiza dijeron que la firma de abogados panameña Mossack Fonseca creó asociaciones ficticias con nombres altruistas como la "Fundación de la Fe" para hospedar acciones en unas 500 empresas extraterritoriales.

De forma habitual se incluyó como beneficiario de la fundación a "la Cruz Roja", una designación que sirvió dos propósitos: tanto para ocultar a los verdaderos beneficiarios de las firmas como para cobijarse bajo un "aura tipo ONG", escribieron los diarios.

Mossack Fonseca no respondió por el momento a un correo electrónico en busca de comentarios, pero un correo electrónico filtrado citado por los dos diarios pareció exponer el razonamiento de la firma de abogados: "Teniendo en cuenta que hoy en día se les pide a bancos e instituciones financieras obtener información sobre los beneficiarios económicos, se ha vuelto difícil para nosotros no divulgar la identidad de ellos en la Fundación de la Fe".

"Es por eso que hemos implementado esta estructura, que designa a la 'Cruz Roja Internacional'. Es más fácil de esa manera", agregó el correo electrónico, de acuerdo con los documentos.

Otro correo electrónico citado por los periódicos indica que Mossack Fonseca mantuvo desprevenida de forma deliberada a la Cruz Roja sobre la maniobra.

"Según la ley de Panamá, se pueden utilizar los nombres de los beneficiarios de una fundación sin que ellos lo sepan", dijo el correo electrónico, de acuerdo con los documentos. "Eso significa que la Cruz Roja Internacional no sabe nada de este arreglo".

Kaplun, la portavoz de la Cruz Roja, dijo que el derecho internacional prohíbe el uso del nombre o el logotipo de la organización sin su permiso y que podría poner en peligro al personal del grupo.

"Trabajamos en zonas de conflicto. Trabajamos sin armas. Nuestra protección es nuestro nombre, nuestro emblema, la fe que tiene la gente en nuestra reputación", dijo en una entrevista telefónica.

"Supongamos que este dinero está vinculado con uno de los bandos en un conflicto. Imagine las consecuencias que eso podría tener".
Según un examen de ambos periódicos a la Fundación de la Fe, surgieron muchas conexiones cuestionables.

Los diarios dijeron que la Fundación de la Fe era un paso en el rastro del dinero que conduce de nuevo al ex presidente argentino Néstor Kirchner y su esposa, Cristina Fernández de Kirchner, quien lo relevó en 2007.

La fundación, añadieron, también jugó un papel en una compleja operación inmobiliaria en Londres que implica al líder emiratí jeque Khalifa bin Zayed al Nahyan. Añadieron que otra fundación con sede en Panamá jugó un papel similar de oscurecer las finanzas de Elena Baturina, esposa del ex alcalde de Moscú y que aparece en varias ocasiones como la mujer más rica de Rusia.