7 de febrero de 2015 / 12:14 a.m.

El técnico de Chelsea, José Mourinho, rompió el silencio que mantenía desde hace 10 días con una conferencia de alta tensión, en la que criticó a la Asociación de Fútbol inglesa por la forma que lo trata.

Mourinho no hablaba en público desde la semana pasada, cuando fue multado 25.000 libras (38.000 dólares) por alegar que hay una campaña, impulsada por la prensa, contra su equipo y su estelar delantero Diego Costa, quien fue suspendido por tres partidos por patear a un oponente.

Un disgustado Mourinho decidió no hablar el viernes sobre el incidente de Costa, y bromeó que "quizás me castigan por mi reflejo. Quizás ellos (FA) puede ver mi reflejo y eso no les gusta".

El timonel indicó que el colombiano Juan Guillermo Cuadrado, recién fichado procedente de la Fiorentina, puede jugar el sábado contra Aston Villa, "a menos que la liga Premier o la FA digan que hay algún reglamento que lo detenga".

En otro dardo a la FA, Mourinho se refirió al incidente esta temporada en el que fue empujado por el entrenador de Arsenal, Arsene Wenger, durante un partido.

"Saben, lo único que me sorprendió de eso es que me castigaron porque fui empujado por otro técnico", señaló el portugués. "Aparte de eso, puedo esperar lo que sea".

Mourinho se describió como "El Feliz" cuando regresó a Chelsea en el verano de 2013, para su segundo período como timonel de los Blues. Pero su ánimo ha cambiado en meses recientes, a pesar que su equipo encabeza la liga desde que empezó la temporada.

El timonel ha inculcado a su plantel la mentalidad de que son perseguidos por los árbitros, las autoridades y la prensa.

Mourinho dijo que sólo acudió a la rueda de prensa para no ser multado.

"Saben por qué estoy aquí", dijo, "así que no crean que estoy súper contento por estar aquí".

Sobre su silencio en los últimos días, dijo que "si uno quiere, puede hacer que el silencio haga mucho ruido. Depende de lo que quieran hacer. Pueden hacer mucho ruido con mi silencio, porque conocen el motivo".

Chelsea tiene cinco puntos de ventaja sobre Manchester City antes de su partido contra Aston Villa, en el que el mediocampista Cesc Fábregas podrá jugar tras recuperarse de una lesión. Costa cumplirá con el segundo partido de su sanción.

AP