9 de septiembre de 2013 / 10:14 p.m.

Ciudad de México • El Movimiento de Regeneración Nacional presumió que la movilización que encabezó el domingo Andrés Manuel López Obrador "logró frenar el plan para imponer IVA en medicinas y alimentos contenido en la propuesta fiscal de Peña Nieto y el PRI".

Pese a que se intente confundir a la gente mediante un discurso de conciencia social, "lo cierto es que el PRI y el gobierno federal contemplaban golpear a la ciudadanía mediante el gravamen a medicamentos y comida. Tan es así que el Revolucionario Institucional reformó sus documentos básicos para poder afectar a la población con esa medida".

En un posicionamiento, el Movimiento de Regeneración Nacional destacó que la propuesta presentada el día de ayer es sólo una muestra más del cinismo que priva en el PRI y en el gobierno de Peña Nieto.

Agregó que pese a que la propuesta de reforma hacendaria no contiene impuestos a medicinas y alimentos sí contempla el cobro de impuestos a los servicios educativos, al crédito y alquiler de vivienda, así como al llamado transporte foráneo.

De igual forma, "no hay que perder de vista que legisladores del PRI y el PVEM amenazan con eliminar la tasa cero en medicamentos y comida y sustituirla por el régimen de exención, lo cual repercutiría en el precio de esos productos, por lo que el peligro de un gravamen en esos rubros no ha desaparecido".

Por otra parte, el movimiento de López Obrador sostuvo que no es cierto que con la reforma fiscal de Peña Nieto se afecte a quien más tiene. Se da un golpe severo a la clase media, media baja y popular, así como al pequeño y mediano empresario.

El aumento a la tasa del ISR afecta a la clase media, y al empresario común, pero al gran empresario se le pueden seguir condonando impuestos, como sucedió recientemente con una empresa televisora.

La reforma no es otra cosa que un aumento de impuestos y se debe a la pérdida de ingresos prevista por la privatización del petróleo. No es cierto que este incremento fiscal sea para establecer el seguro de desempleo y la pensión a adultos mayores. Es para tapar el boquete que se originaría si se entrega nuestra industria petrolera a manos privadas.

"Morena sostiene que no es necesario ningún incremento a los impuestos. Lo que se debe hacer es poner en marcha un plan de austeridad en la cúspide del Estado y de la clase política. Si se eliminan privilegios como el costoso avión presidencial y se reducen sueldos a altos funcionarios de los tres poderes y órganos autónomos y se eliminan gastos superfluos y privilegios se podrían obtener 300 mil millones de pesos sin necesidad de afectar a la población vía impuestos".

El objetivo de la propuesta fiscal de Peña Nieto es que sea la gente la que pague la privatización de la renta petrolera y, al mismo tiempo, que siga sosteniendo los altos niveles de vida de la clase política.

LILIANA PADILLA