7 de junio de 2013 / 03:03 p.m.

México• La Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal (PGJDF) determinó el no ejercicio de la acción penal contra Ana María Orozco Castillo, esposa del ex ministro Genaro Góngora Pimentel, por la denuncia presentada por violencia familiar.

En un comunicado, la dependencia precisó que consta en la indagatoria correspondiente, iniciada el 12 de noviembre de 2012, que el denunciante, Góngora Pimentel, refirió hechos que pudieran ser constitutivos de delitos en agravio de sus dos menores hijos.

De acuerdo con las investigaciones, el 9 de abril pasado la inculpada presentó su declaración ministerial por escrito, en la cual negó los hechos.

El 15 de mayo se recabó el dictamen en materia de psicología, el cual señala que al momento de la valoración no se identificaron en Orozco Castillo rasgos compatibles con el perfil acorde a las personas generadoras del delito de violencia familiar.

Por esta razón, el Ministerio Público de la Fiscalía Central de Investigación para la Atención de Niños, Niñas y Adolescentes elaboró la propuesta de no ejercicio de la acción penal, determinación que la noche de ayer fue notificada al denunciante.

“Quería a los niños”

Hace unos días, el ministro en retiro solicitó un peritaje “urgente” sobre el presunto maltrato infantil que sufrieron sus hijos David y Ulises, de cinco y siete años, respectivamente, por parte de su madre.

El pasado 4 de junio, el ex presidente de la Suprema Corte ofreció desistirse de la acción penal que mantiene contra Orozco, quien desde mayo de 2012 se encuentra en la cárcel de Santa Martha Acatitla, acusada de fraude.

Además, a través de una carta pública, señaló: “Quiero expresar que nunca tuve el afán de dañar a Ana María, a David y Ulises. Reconozco que me deje llevar por mis emociones de desconcierto por lo que mis hijos vivían a lado de su madre. Jamás he faltado a mi rol de padre, siempre he estado al pendiente de sus necesidades emocionales, físicas, materiales y espirituales”, indicó.

En tanto, Orozco Castillo dijo que el ex ministro la pretendía acusar de “maltrato infantil” con el propósito de reclamar la patria potestad de sus dos hijos.

“La única forma de lograr quitarme la patria potestad de mis hijos es comprobar maltrato infantil. Si eso se confirma, él puede reclamarla, y después argumentar al juez que él es adulto mayor, que no puede hacerse cargo de los niños, y entonces entregarlos en adopción, lo cual me parecería una aberración, siendo su propio padre”, declaró en un programa de radio.

“Democracia en riesgo”

El sistema democrático de México se encuentra en riesgo ante la alta corrupción política y del sistema gubernamental que prevalece en los procesos electorales, advirtieron especialistas, legisladores e integrantes de partidos.

Durante la presentación del estudio “Fortalezas y debilidades del sistema electoral mexicano 2000-2012, ideas para una nueva reforma electoral”, el ex presidente del IFE Luis Carlos Ugalde aseguró que el uso excesivo del dinero en los procesos, la insuficiente regulación y la deficiente aplicación de las normas han llevado a la perversión electoral.

En este sentido, llamó a los legisladores a poner fin al financiamiento de las campañas proselitistas por parte del sector privado y de recursos económicos de procedencia “ilícita”.

Asimismo, destacó la importancia de evitar que las normas que hay en la actualidad para acotar los problemas y conflictos electorales no se conviertan en una enciclopedia que derive una sobre regulación.

REDACCIÓN