23 de febrero de 2014 / 11:07 p.m.

Líbano.- Dos atacantes suicidas mataron el domingo a un operador de alto rango de al-Qaida, al activar sus cargas explosivas dentro del complejo del líder rebelde en la ciudad de Alepo, en el norte de Siria, dijeron rebeldes y activistas.

Abu Khaled al-Suri era el representante en Siria del jefe de al-Qaida Ayman al-Zawahri, afirmaron rebeldes. También fue cofundador de Ahrar al-Sham, un poderoso grupo rebelde sirio de línea dura que busca derrocar al presidente Bashar Assad.

El grupo, junto con otras brigadas rebeldes sirias, ha estado involucrado en una lucha interna contra un grupo que se separó de al-Qaida, el Estado Islámico de Irak y el Levante.

"El jeque Abu Khaled al-Suri fue la mayor figura en la guerra santa global", dijo Akram al-Halabi, vocero del Frente Islámico, una coalición de grupos rebeldes de orientación islámica, incluido Ahrar al-Sham". Él fue designado por el jeque Ayman al-Zawahri para mediar", dijo al-Halabi a The Associated Press vía Skype.

La muerte de Al-Souri complicará más los esfuerzos para resolver semanas de lucha interna entre rebeldes y combatientes de grupo separado de al-Qaida. La lucha ha costado miles de vidas desde enero; además ha debilitado mucho a las filas rebeldes, permitiendo que las fuerzas leales a Assad avancen al interior de áreas rebeldes cruciales, incluidos los alrededores de Alepo.

Los rebeldes creen que el Estado Islámico es responsable de los ataques con explosivos que mataron a al-Suri, afirmó al-Halabi. Hace algunas semanas, él escribió una carta criticando al grupo separado de al-Qaida, agregó al-Halabi.

"Los dedos señalan como culpable a El Estado", dijo al-Halabi. "Desafortunadamente esto va a empeorar la lucha interna".

El Observatorio Sirio para los Derechos Humanos, con sede Gran Bretaña, dijo que murieron otras dos personas en el ataque, el cual atribuyó al Estado Islámico. El observatorio obtiene su información de una red de activistas sobre el terreno.

Las actividades de al-Souri en Siria fueron la razón principal por la que Estados Unidos y otros aliados de occidente decidieron no proporcionar armamento pesado a rebeldes que buscan derrocar a Assad, dijo el analista Charles Lister.

Su presencia en Ahrar al-Sham casi llevó a Estados Unidos a declararlo un grupo terrorista.

"Él es esencialmente un veterano medular de al-Qaida quien es casi seguro que tuvo relaciones extensas y cercanas con (Osama) bin Laden y otros líderes de alto rango", afirmó Lister. "El hecho de que haya tenido una posición tan alta en Ahrar al-Sham y que confirmara él mismo su historia en al-Qaida, hizo que elementos en el gobierno estadounidense consideraran potencialmente considerar a Ahrar al-Sham una organización terrorista", agregó.

En 2002, funcionarios españoles describieron a al-Suri, cuyo nombre real es Mohamed Bahaiah, como el mensajero de bin Laden entre Afganistán y Europa.

AP