REUTERS
16 de junio de 2016 / 01:50 p.m.

Inglaterra. - Una diputada británica fue abatida a tiros en la calle el jueves en el norte de Inglaterra, provocando una gran conmoción y la suspensión de las campañas para el referendo de la próxima semana sobre la permanencia de Reino Unido en la Unión Europea.

Jo Cox, de 41 años, miembro del opositor Partido Laborista y ferviente partidaria de mantenerse en la UE, fue atacada mientras se preparaba para una reunión con sus electores en Birstall, cerca de Leeds.

Reportes de medios indicaron que fue baleada y apuñalada.

La policía de West Yorkshire dijo que un hombre de 52 años fue arrestado por agentes cerca del lugar y que se le incautaron varias armas, incluida una de fuego. El motivo del ataque no pudo ser determinado de inmediato.

"Todo el Partido Laborista y la familia laborista -y, sin duda, el país entero- estarán conmocionados por el terrible asesinato de Jo Cox hoy", dijo el líder laborista, Jeremy Corbyn, en un comunicado.

El primer ministro, David Cameron, dijo que la muerte de Cox, quien estaba casada, tenía dos hijos y trabajó en la campaña presidencial de Barack Obama en Estados Unidos en 2008, fue una tragedia.

"Hemos perdido a una gran estrella", agregó el primer ministro conservador en un comunicado. "Era una gran diputada en campaña, con una gran compasión y un gran corazón. Es una noticia terrible, terrible".

Nacida en el norte de Inglaterra, Cox se graduó en la Universidad de Cambridge y trabajó como cooperante antes de convertirse en diputada laborista por Batley y Spen en 2015. Es conocida por su labor en defensa de las mujeres y ha trabajado con varias organizaciones benéficas.

Los legisladores británicos no están acudiendo a sesiones parlamentarias antes del referendo del 23 de junio sobre la permanencia británica en la UE.

Los grupos rivales en la campaña anunciaron la suspensión de sus actividades durante el día y Cameron dijo que no participaría en un mitin planeado en Gibraltar, un territorio británico enclavado en el sur de España.

No quedó claro de inmediato cuál será el impacto del crimen en el referendo.

"Parece evidente que nadie está muy seguro de qué ha pasado", dijo John Curtice, profesor de política en la Universidad de Strathclyde.

"Hasta que no quede claro quién fue el responsable y cuál fue o pudo ser su motivación, lo único que hace es detener la campaña cuando la facción en favor de la permanencia no quería que se parara".