20 de noviembre de 2014 / 03:21 p.m.

 

Sevilla.- La duquesa de Alba, Cayetana Fitz-James Stuart, considerada una de las mayores fortunas de España, falleció hoy en Sevilla a los 88 años de edad, según informó el alcalde de esta ciudad andaluza, Juan Ignacio Zoido.

La popular aristócrata, que ostentaba el mayor número de títulos nobiliarios de Europa (46).

La Duquesa había sido trasladada a su domicilio luego de que el pasado domingo ingresara a la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) del Hospital Quirón, debido a una neumonía asociada a una arritmia cardiaca, además estaba afectada de gastroenteritis

Una vez en su palacio y hasta su muerte, la Duquesa recibió atención médica de parte de los médicos del Hospital Quirón, así como por profesionales que le venían atendiendo hasta su ingreso.

Se convirtió en Jefa de la Casa de Alba en 1953, después del fallecimiento de su padre (Jacobo Fitz-James Stuart y Falcó), que hasta entonces llevaba el título. Desde entonces, apostó siempre por el arte y defendió a ultranza la cultura española.

Apasionada de la fiesta taurina y amante del flamenco, el 14 de mayo de 1975 creó la Fundación Casa de Alba como una institución dedicada a la conservación, explotación y difusión del patrimonio que posee la Casa de Alba.

Madre de seis hijos fruto de su primer matrimonio con Luis Martínez de Irujo –Carlos, Alfonso, Jacobo, Fernando, Cayetano y Eugenia Martínez de Irujo y Fitz-James Stuart–, la duquesa de Alba encontró el amor en tres hombres que marcaron su vida.

Además del padre de sus hijos, que murió en 1972, Cayetana de Alba se casó con el doctor en Teología y exjesuita Jesús Aguirre y Ortiz de Zárate. Volvió a quedar viuda en 2001, y hasta diez años después no contrajo matrimonio de nuevo. Lo hizo en Sevilla con Alfonso Diez, un funcionario 24 años más joven que ella.

La decimoctava duquesa de Alba era una de las mujeres más ricas de España, Propietaria de grandes extensiones de olivares, cortijos y haciendas, además de un importante patrimonio artístico.

Cayetana de Alba gozaba además de mucha popularidad, especialmente en Sevilla, lugar donde solía pasar grandes temporadas.

Como duquesa de Alba, Cayetana Fitz-James Stuart era depositaria de una importante colección de arte, que incluye pinturas, esculturas o tapices, entre ellos, cuadros de Zurbarán, Fray Angélico, Goya, Murillo, El Greco, Veronés, Van Dyck, Velázquez o Ribera, entre otros.

El Instituto Español Reina Sofía de Nueva York le otorgó la Medalla de Oro 2008, por su compromiso con la conservación del patrimonio cultural español.

Condolencias por la muerte de la duquesa

El presidente español, Mariano Rajoy, dio su pésame a la familia de la duquesa de Alba, por la muerte de "una figura relevante de las artes, el coleccionismo y el mecenazgo" en España.

Rajoy envió un telegrama pocos minutos después de conocerse que la duquesa de Alba había muerto en su casa de Sevilla a los 88 años de edad, como consecuencia de una crisis pulmonar que se ha agudizado en los últimos días.

Rajoy lamentó "la desaparición de una figura relevante de las artes, el coleccionismo y el mecenazgo a quien debemos la custodia, cuidado y enriquecimiento de un patrimonio histórico-artístico excepcional y, al mismo tiempo, imprescindible para comprender y explicar el desarrollo de la historia de España y de Europa durante siglos".

FOTO: EspecialMILENIO DIGITAL/JOSÉ ANTONIO LÓPEZ