MILENIO DIGITAL
9 de noviembre de 2017 / 05:39 p.m.

ESPECIAL.- Elijah Silvera, un niño de tres años alérgico a la lactosa, murió luego de comer un sándwich de queso en el plantel preescolar al que asistía en Manhattan, Nueva York.

El Departamento de Salud cerró la escuela para realizar una investigación por la mala supervisión del menor y por no seguir su prescripción médica.

"Nuestro amado Elijah jugaba tranquilamente en su preescolar en Harlem cuando un adulto le dio un sándwich de queso, a pesar de que sabían y tenían documentado que él sufría de una alergia severa a los lácteos", escribió un familiar en la página de GoFundMe que abrieron para costear los gastos del funeral.

"Elijah entró en shock anafiláctico y fue llevado a la sala de emergencias pediátricas del hospital de Harlem, donde, trágicamente, no pudieron salvarlo", agregó el familiar.

Christopher R. Miller, vocero del Departamento de Salud e Higiene Mental, dijo en un comunicado: "No hay nada más importante que la seguridad de nuestros niños y estamos profundamente tristes por esta tragedia. Llegaremos al fondo de lo que ocurrió aquí (...) y si los responsables pudieron haber hecho algo diferente para prevenir esta tragedia".

En la página de GoFundMe se informa que las donaciones también servirán para pagar una segunda autopsia porque "no está claro dónde caerá la responsabilidad por la muerte de Elijah, entre el preescolar y el hospital. Sólo queremos justicia para Elijah".



dezr