12 de enero de 2014 / 04:47 p.m.

Manhattan.- Otro caso de abuso infantil llevó el miércoles a la muerte del niño Myles Dobson, de cuatro años, que pasó gran parte de su vida supervisado por la Agencia de Servicios de los Niños (ACS).

El niño estaba al cuidado del transgénero Janaie Jones (37), quien se hace llamar Kryzie King, y es la novia de su padre preso. La policía halló al niño inconsciente y con signos de tortura cuando estaba en el apartamento de Jones en el 235 Oeste de la calle 48 de Manhattan, y fue declarado muerto en el hospital.

Jones fue quien llamó al 911, y declaró que dejó a Dobson en la bañera vacía y al escuchar un fuerte ruido regresó, encontrándole inconsciente. Pero tras los interrogatorios policiales, confesó haberle aplicado "castigo corporal" al pequeño, y se le acusó de agresión en primer grado e imprudencia temeraria en primer grado. Ya fue presentado en la corte de Manhattan donde se la instruyeron los cargos.

La oficina de prensa de la ACS dijo que el niño ya no estaba bajo su supervisión, y anunció en un comunicado que iban a iniciar una investigación completa del caso cuyos resultados presentarían al final de la semana que viene.

Según el Comisionado de Policía, William Bratton, el cuerpo de Dobson presentaba "terribles heridas sufridas durante un período de días", declaró ayer en rueda de prensa.

Entre las torturas sufridas por el niño que han trascendido figuran golpes, quemaduras con cigarros, ponerle en el exterior en ropa interior en las gélidas temperaturas, y no alimentarle: el niño perdió 14 libras de peso en 18 días.

El padre de Dobson, Okee Wade, quien tenía la custodia del niño, ingresó en la cárcel en diciembre por un fraude bancario, y pidió a su pareja —a quien conocía desde hacía apenas unos meses— que le cuidara.

La madre del niño, Ashlee Dobson, había perdido la custodia de este en el 2012 tras haberle golpeado en público. Luego de una investigación, la ACS otorgó la custodia al padre.

En conferencia de prensa, la mujer se mostró desolada y apenas podía hablar.

"Yo quería a mi hijo. El siempre me quiso. Me daba besos. Y me decía que me quería y yo le decía que también lo quería a él", dijo Dobson.

Por su parte, Tony Herburt —representante de Dobson— cuestionó el comportamiento de ACS frente a ese caso. "Ahora nosotros estamos investigando para saber quién tiene la culpa. Alguien dejó caer la bola y este niño ya no esta aquí", dijo Herburt.

Agencias