REUTERS
10 de agosto de 2016 / 09:30 a.m.

BAGDAD.- Doce bebés prematuros murieron en un incendio desatado a primera hora del miércoles en una sala de maternidad de un hospital de Bagdad, una tragedia que probablemente fue ocasionada por una falla eléctrica, dijeron autoridades iraquíes.

Otros 11 o 12 bebés y 29 mujeres fueron rescatadas del hospital Yarmuk y trasladados a otros centros médicos, dijo a periodistas Hani al-Okabi, un diputado que anteriormente dirigió un consejo de salud en Bagdad, luego de visitar el hospital y conversar con los directores.

A los bomberos y el personal del hospital les tomó unas tres horas apagar el fuego, según un médico. Yarmuk es el principal hospital en la zona oeste de la capital, que cuenta con servicios de emergencias.

"El nacimiento de mi hijo fue difícil", dijo Shaima Hussein, la madre de uno de los bebés en la puerta del hospital. Agregó que no tuvo la oportunidad de rescatar a su recién nacido.

"Volví con leche en polvo para él y luego pasó esto (...) cortaron la electricidad y cerraron las puertas", relató.

Hassan Omar dijo que estaba enojado de que el hospital no le daba información sobre sus mellizos, más allá de que tendría que hacerse pruebas de ADN para ver si sus hijos estaban entre los muertos. "Fui al otro hospital, no están allí. ¿Así que dónde están?", dijo.

Probablemente el incidente intensificará las acusaciones públicas de corrupción y mal manejo estatal.

Fotografías publicadas en las redes sociales mostraron el hospital en estado de abandono, con cucarachas caminando entre tejas rotas, cestos de basura desbordados, baños sucios y pacientes acostados en camillas en el patio.