FOTO Y TEXTO:  AP Y REUTERS
7 de enero de 2015 / 01:11 p.m.

Paris.- Hombres armados encapuchados mataron a tiros el miércoles al menos a 12 personas en las oficinas en París del periódico satírico Charlie Hebdo, una publicación que en el pasado sufrió ataques incendiarios por difundir en 2011 caricaturas burlándose de líderes musulmanes y del Profeta Mahoma, dijo la policía.

El presidente François Hollande describió el ataque contra el semanario, que había despertado a menudo críticas de musulmanes, como un "atentado terrorista, sin duda" y dijo que "en las últimas semanas" se habían frustrado otros atentados.

Francia elevó su nivel de alerta al máximo y reforzó la seguridad en casas de oración, tiendas, oficinas de medios de comunicación y medios de transporte. Los más altos cargos del gobierno realizaban una reunión de emergencia.

La vocera de la fiscalía de París, Agnes Thibault-Lecuivre, confirmó que los muertos eran 12.

Luc Poignard, del sindicato policial SBP, dijo que los atacantes escaparon en dos vehículos. Un testigo del ataque, Benoît Bringer, dijo a la televisión iTele que vio a varios hombres encapuchados con armas automáticas en las oficinas del medio, en el centro de París.

La policía indicó que entre los fallecidos había dos oficiales de la fuerza.

Otras 10 personas resultaron heridas en el incidente y el oficial de la policía Rocco Contento describió la escena dentro de las oficinas del semanario como una "masacre".

La milicia extremista Estado Islámico ha amenazado con atacar a Francia, y minutos antes del ataque en el último tuit en la cuenta de Charlie Hebdo se había burlado de Abu Bakr al-Baghdadi, líder del grupo insurgente Estado Islámico, cuyos miembros han tomado control sobre vastas zonas de Siria e Irak.

Charlie Hebdo ha recibido amenazas reiteradas desde que publicó caricaturas del profeta Mahoma.

Las oficinas de Charlie Hebdo, un semanario que siempre ha generado controversia por sus sátiras sobre líderes religiosos y políticos, fueron atacadas con bombas incendiarias en 2011 tras un número con una caricatura que parodiaba a Mahoma en su portada. Casi un año más tarde, el semanario volvió a incorporar publicar groseros dibujos sobre el profeta, cosechando denuncias en todo el mundo musulmán.

El primer ministro británico, David Cameron, describió el ataque como aberrante.