REUTERS
12 de agosto de 2015 / 05:54 p.m.

Tianjín.- Fuertes explosiones nocturnas ocurridas en un almacén de materiales peligrosos provocaron la muerte de al menos 17 personas en la ciudad portuaria de Tianjin, al noreste de China. Además cientos de personas resultaron heridas luego de que enormes bolas de fuego iluminaran el cielo nocturno, informaron el jueves autoridades y medios estatales.

La televisora gubernamental CCTV informó que 248 personas han ingresado a los hospitales de la ciudad, al este de Beijing. Las explosiones del miércoles destrozaron cristales de ventanas y puertas de los edificios a varios kilómetros de distancia.

"Pensé que era un terremoto, así que bajé descalza las escaleras", dijo la habitante de Tianjin, Zhang Siyu, cuya residencia está a varios kilómetros del lugar de la explosión. "Fue cuando salí de la casa que me di cuenta que era una explosión. Había una enorme bola de fuego en el cielo, entre espesas nubes. Todos podían verla".

Zhang señaló que vio a varias personas heridas llorando. Dijo que no pudo ver a ninguna persona muerta pero "podía sentir la muerte".

La policía de Tianjin dijo que la explosión inicial sucedió la noche del miércoles en la zona de embarque de contenedores en un almacén de materiales volátiles, propiedad de una empresa de logística.

La agencia gubernamental Xinhua News señaló que la explosión inicial provocó otras más en los negocios cercanos. El Servicio Sismológico Nacional reportó dos grandes explosiones antes de la media noche, la primera con una equivalencia a 3 toneladas de TNT, y la segunda con una intensidad de 21 toneladas.

Las fotografías, aparentemente tomadas por personas cerca de la escena y que circulan en microblogs, muestran una enorme bola de fuego en lo alto del cielo, con una nube en forma de hongo. Imágenes en medios de comunicación gubernamentales mostraron un mar de fuego que iluminó el cielo nocturno de un brillante color anaranjado, con enormes columnas de humo.

En un vecindario de Tianjin, a unos 10 o 20 kilómetros (6 a 12 millas) del lugar de la explosión, algunos habitantes dormían en las calles utilizando máscaras anti gas, pese a que no existía algún problema perceptible en el aire, salvo las enormes nubes de humo que se observaban a la distancia.

"Fue como el terremoto de 1976, con todos esos vidrios rotos", señaló el residente Han Xiang. "Pero también había una enorme nube en forma de humo, así que pensé que también estábamos en guerra".