AP
6 de agosto de 2016 / 10:31 a.m.

FRANCIA.- Al menos 13 personas murieron y seis resultaron heridas el viernes por la noche al incendiarse en un bar en Ruan, Normandía, donde se celebraba una fiesta de cumpleaños, según las autoridades francesas.

Más de 80 bomberos combatieron el incendio en el centro de la ciudad, dijo el alcalde de la ciudad, Yvon Robert, tras la extinción de las llamas.

El fuego fue "totalmente accidental", explicó Robert a la radio Europe 1, mencionando una posible explosión de gas "por el calor en un sala en el sótano sin duda demasiado pequeña para la cantidad de personas presentes".

No estaba claro cuánta gente se encontraba en la fiesta en el club Cuba Libre. El vecindario quedó acordonado y el ministro del Interior, Bernard Cazeneuve, dijo que se había iniciado una pesquisa judicial para determinar la causa del fuego.

El ministro dio una cifra inicial de 13 muertos y seis heridos en el incendio, que comenzó pasada la medianoche del viernes. Las lesiones de uno de los seis heridos ponían en riesgo su vida, según el gobierno regional.

Imágenes del exterior del bar emitidas en la televisión francesa mostraban una gran ventana rota en el bajo, sillas rojas de bar calcinadas y un toldo chamuscado en la fachada.

El incendio fue "muy breve", dijo el alcalde. La fiesta era un "momento de alegría para los asistentes, que... terminó de forma trágica", añadió.

El diario local Paris-Normandy señaló que el incendio comenzó en el sótano del bar Cuba Libre, que había sido arrendado esa noche para la fiesta de cumpleaños.

El techo de la sala estaba cubierto con un material especial para insonorizar y prendió con rapidez al encender unas velas, dijo el periódico sin citar fuentes.

El diario citó a un vicefiscal presente en el lugar que desmintió las primeras noticias sobre que se hubiera producido una explosión. El ruido que oyeron los vecinos podría haber sido el de las ventanas al reventar por el calor, explicó Laurent Labadie, citado por el diario.

Una tensa Francia se encuentra en alerta máxima por terrorismo después de dos atentados el mes pasado. Un sacerdote fue asesinado el 26 de julio en su iglesia a las afueras de Ruan, menos de dos semanas después del atentado en el Día de la Bastilla en el conocido paseo marítimo de Niza, donde murieron 85 personas después de que un camión embistiera contra la gente. Ambos ataques fueron reivindicados por el grupo Estado Islámico.

El martes se celebró una misa funeraria por el sacerdote asesinado en la catedral de Ruan.