NOTIMEX
5 de julio de 2015 / 12:18 p.m.

Siria.- La coalición internacional bombardeó hoy la ciudad siria de Al Raqqa, feudo del Estado Islámico (EI), causando al menos 30 muertos, mientras atacantes yihadistas hicieron estallar un camión bomba contra una planta energética en la ciudad de Al Hasaka.

Aviones de la coalición, encabezada por Estados Unidos, lanzaron entre el sábado y este domingo al menos 17 ataques aéreos en Al Raqqa, en el este de Siria, teniendo como blanco varias zonas y edificios de la ciudad utilizados por los yihadistas.

Entre las 30 víctimas mortales, seis eran civiles, incluido un niño, mientras unos 26 eran combatientes del EI, informó el Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH), con sede en Londres pero que cuenta con una amplia red de activistas en Siria.

El teniente coronel Thomas Gilleran, portavoz de la coalición, aseguró que se trata de los mayores ataques aéreos contra los yihadistas desde que comenzó a atacar al EI en Siria en septiembre pasado.

“Esta fue una de las mayores acciones deliberadas que hemos realizado en Siria hasta ahora”, dijo Gilleran, quien explicó que se destruyeron estructuras y rutas de tránsito del grupo extremista.

Un sitio web afiliado al EI confirmó los ataques aéreos de la coalición en Al Raqqa, pero señaló que sólo 10 personas habían muerto y docenas resultado heridas.

Raqqa es la capital de facto del autoproclamado califato islámico anunciado hace un año por el Estado Islámico en los territorios que controla en Siria e Irak.

En otro frente de guerra, los yihadistas sufrieron la víspera varias derrotas en la ciudad de Al Hasaka, en el noreste de Siria, donde el ejército sirio avanzó en el frente de batalla y retomó el control de varias localidades.

En respuesta, este domingo, un suicida del EI hizo estallar un camión bomba que conducía contra una planta energética que suministra electricidad a la ciudad siria de Al Hasaka, causando varias víctimas y daños materiales.

El ejército sirio evitó un segundo ataque contra la planta energética que da servicio a los distritos sur de la ciudad, según la televisión estatal siria.

Los yihadistas continúan perpetrando ataques relámpago dentro de la ciudad de Al Hasaka, pese a que fueron expulsados de algunos distritos después de fracasar una gran ofensiva el mes pasado, destinada a capturar la capital de la provincia, productora de petróleo y cereales.

El 25 de junio pasado, el EI lanzó una ofensiva contra las zonas en poder del régimen sirio en Al Hasaka, donde el 40 por ciento de la superficie está en manos de las fuerzas sirias y el 60 por ciento, de los kurdos.

En los primeros días de asalto, los yihadistas lograron tomar un cuarto de la población, que es capital de la provincia homónima, aunque han retrocedido frente al ejército y ahora solo controlan áreas al sur de Neshua Oriental y Al Leilía.