9 de octubre de 2014 / 05:42 p.m.

Manila.- Al menos dos personas murieron y otras siete resultaron heridas por un atentado contra una iglesia cristiana en la provincia de Cotabato, en el sur de Filipinas, habitada en su mayoría por musulmanes, informaron hoy autoridades locales.

El ataque se registró la víspera en el templo de la Iglesia Unida de Cristo de la ciudad Pik, casi al final de un servicio religioso, al que asistieron decenas de fieles, informó este jueves el jefe de la policía local, Mautin Pangandigan.

El atentado fue perpetrado por dos hombres, quienes a bordo de una motocicleta lanzaron una granada al interior del templo cristiano y emprendieron la huida con rumbo desconocido, según un reporte de la edición electrónica del diario filipino The Star.

El jefe policiaco dijo que la explosión ocurrió cuando el servicio casi llegaba a su fin, y que las víctimas mortales son un profesor y una enfermera de un pueblo cercano, quienes estaban sentados en la parte trasera de la capilla, donde cayó la granada.

Pangandigan aseguró que se está investigando el motivo del ataque al templo, que también dejó siete lesionados, mientras que un predicador de la Iglesia Unida de Cristo, Gerry Sanchez, condenó el incidente y aseguró que ninguna de las víctimas tenía enemigos conocidos.

Separatistas musulmanes y rebeldes izquierdistas son conocidos por operar en la provincia de Cotobano y otras zonas del sur de Filipinas, donde han llevando a cabo ataques contra el gobierno y algunos objetivos civiles, aunque rara vez su blanco han sido iglesias.

Pese a que el gobierno filipino firmó en marzo pasado un acuerdo de paz con el Frente Moro de Liberación Islámica (FMLI), la principal formación rebelde musulmana, otros grupos insurgentes, como Abu Sayyaf, han anunciado que continuarán su lucha.

El archipiélago de Filipinas, donde la mayoría de la población es cristiana, vive un conflicto con rebeldes musulmanes en la zona sur del país desde hace décadas, que ha causado entre 100 mil y 150 mil muertos, de los cuales al menos el 20 por ciento han sido civiles.

FOTO: EspecialNOTIMEX