AP
24 de septiembre de 2015 / 09:34 a.m.

Arabia Saudita.- Más de 700 personas murieron y cientos resultaron heridas en una estampida durante el peregrinaje anual a La Meca, informaron las autoridades saudíes, en la peor tragedia ocurrida en este ritual.

El suceso tuvo lugar en Mina, un gran valle situado a unos cinco kilómetros de La Meca y en el que se han registrado estampidas durante ediciones anteriores del peregrinaje, conocido como hajj.

En Mina, los peregrinos lapidan de forma simbólica al diablo lanzando cantos rodados contra tres muros de piedra. Además, allí se levantan más de 160 mil tiendas donde los peregrinos pasan la noche durante su viaje.

En un comunicado anterior, el directorado de defensa civil de Arabia Saudí había señalado que al menos otros 863 peregrinos habían resultado heridos en la estampida en la calle 204 de Mina.

Imágenes de videos grabados por aficionados mostraban una terrible escena con decenas de cuerpos, vestidos con las sencillas ropas que llevan los hombres durante el peregrinaje, tendidos en la calle entre botellas de agua y sillas de ruedas destrozadas.

Los sobrevivientes observaban la escena subidos a los puestos levantados junto a la calle, cerca de las tiendas blancas, mientras rescatistas vestidos de naranja y amarillo recorrían la zona.

Imágenes proporcionadas por el directorado de Protección Civil en su cuenta oficial de Twitter mostraban al personal de rescate ayudando a colocar a los heridos en camillas y llevándolos a ambulancias.

Unos dos millones de personas participan en el peregrinaje de este año, que comenzó el martes.

La estampida es el peor incidente registrado en el hajj desde 2006, cuando más de 360 peregrinos murieron en otra estampida en la misma zona. En 2004, 244 peregrinos murieron y cientos resultaron heridos en otro incidente similar en Mina.

Hace poco menos de dos semanas, una gran grúa se desplomó sobre la Gran Mezquita de La Meca, el punto central del hajj.

Al menos 111 personas murieron y más de 390 resultaron heridas en ese accidente. Las autoridades atribuyeron la caída de la grúa a los fuertes vientos de una tormenta especialmente intensa.