24 de marzo de 2014 / 09:32 p.m.

Los Ángeles.- Lo que debía ser una rutinaria visita al dentista terminó en un caso de vida o muerte en Hawaii, luego que Kristen Tavares, una joven madre de dos niños, quedara en estado de coma tras sufrir un paro cardíaco durante un procedimiento para extraerle varias muelas.

A la mujer, de 23 años, se le procedía a sacar las cuatro "muelas del juicio", cuando de repente sufrió un paro respiratorio que la provocó a su vez una inflamación en el cerebro y como consecuencia tuvo que ser conectada a un respirador artificial.

Asistentes del odontólogo John Stover indicaron que tuvieron que utilizar un desfibrilador para lograr que la madre volviera a respirar.

Tavares, quien tiene un hijo de 4 años y otro varón que dio a luz apenas hace tres meses, fue llevada en avión desde Hilo, donde está la oficina del dentista, hasta la ciudad de Maui donde fue ingresada de emergencia en un hospital.

Los primeros exámenes no han determinado porqué la madre sufrió el ataque cardíaco. Sus familiares indicaron que Tavares era una mujer muy sana y activa, además de no presentar ninguna condición médica previa.

Redacción