21 de febrero de 2014 / 04:35 p.m.

Miami.- Pamela Rauseo, de 37 años conducía su coche con su sobrino de cinco meses Sebastián de la Cruz por una carretera de Miami cuando el pequeño comenzó a ponerse azul.

La mujer entró en pánico y salió hasta la mediana con el bébé inconsciente en brazos gritando y pidiendo ayuda.

Otra conductora, Lucila Godoy, que viajaba con su hijo de tres años, dejó su coche y corrió a auxiliarla.

Godoy le comenzó a realizar respiración boca a boca al bebé que tras unos segundos reaccionó, Mientras tanto, un fotógrafo del Miami Herald, que viajaba en un coche por la misma carretera llamaba a los servicios de emergencias.

El fotógrafo, Al Diaz, detuvo su coche detrás del de Pamela Rauseo y buscó ayuda.

Díaz corrió rápidamente a través de las vías de circulación para pedir más ayuda. Encontró a un policía de Sweetwater que intentó reanimar al bebé con la ayuda de Rauseo."Lo levanté en el aire y lo moví hacia arriba y hacia abajo ", dijo el hombre. " El bebé comenzó a respirar y a llorar ", pero poco después dejó de respirar de nuevo.Los tres comenzaron frenéticamente a realizarle los primeros auxilios y consiguieron que el bebé volviera a respirar. En ese momento, llegó más ayuda.El capitán Anthony Trim y el teniente Alvaro Toñánez de la Unidad de Materiales Peligrosos de Miami-Dade- que también estaban inmersos en el tráfico- saltaron de sus vehículos al escuchar la llamada de emergencia a través de la radio.Corrieron  a socorrer a Sebastián y uno de ellos se aseguró de que las vías respiratorias del bebé estuvieran abiertas.Momentos después un grupo de Salvamento del condado de Miami-Dade llegó al lugar y trasladó al bebé a la unidad de Pediatría del Hospital Jackson Memorial, donde se mantiene en condición estable, según el último parte de la pasada noche.

El bebé, al parecer nació de forma prematura y sufre de problemas respiratorios.

Agencias