NOTIMEX
24 de octubre de 2016 / 04:41 p.m.

ESTADOS UNIDOS.- La campaña de la candidata presidencial Hillary Clinton ha adoptado de manera plena el insulto que durante el tercer debate le lanzó su rival, Donald Trump, y “mujeres desagradables” se ha convertido en un eslogan para atraer el voto femenino al campo demócrata.

En un acto de campaña de Clinton, realizado en la ciudad de Manchester, en el estado de Nueva Hampshire, la senadora Elizabeth Warren advirtió a Trump que las “mujeres desagradables” también votan y que lo iban a hacer en su contra y a favor de la demócrata.

“Piensa que porque tiene la boca llena de mentas puede imponerse sobre cualquier mujer que tenga al alcance de su mano. Bueno, tengo noticias para ti, Donald Trump. Las mujeres están hartas de tipos como tú. Y las mujeres desagradables están especialmente hartas”, dijo Warren.

La senadora por el estado de Massachusetts expresó que “las mujeres desagradables” emitirían el 8 de noviembre próximo su voto, a fin de sacar a Trump fuera de sus vidas para siempre.

“Entiende esto Donald Trump: las mujeres desagradables son fuertes. Las mujeres desagradables son inteligentes. Y las mujeres desagradables votan”, aseguró Warren.

Warren, así como otras entusiastas de la campaña de Clinton, han adoptado el insulto que Trump utilizó durante la última parte del tercer debate presidencial, cuando interrumpió a la exsecretaria de Estado para decir que ella era “una mujer muy desagradable”.

La senadora no es la única que ha adoptado el insulto y lo ha convertido en un arma contra el republicano.

El organismo que ofrece servicios reproductivos para mujeres, Planned Parenthood (paternidad planeada) comenzó desde la semana pasada a vender camisetas con un corazón alrededor de la frase expresada por Trump, a fin de recaudar fondos.

La cantante Kathy Perry, por ejemplo, se tomó una fotografía que compartió en las redes sociales en que lucía la camiseta.

Por su parte, en el evento realizado en Manchester, Clinton criticó la postura de Trump en torno a la ofensiva militar para recuperar la ciudad iraquí de Mosul del control del grupo terrorista del Estado Islámico de Irak y el Levante (EIIL).

Con encuestas concediendo una ventaja para la demócrata de al menos seis puntos porcentuales, Clinton mencionó además que la actitud del republicano revelaba que éste ya había “concedido la derrota”.