19 de diciembre de 2014 / 12:25 a.m.

Naciones Unidas.- El mundo vive un sentimiento antiinmigrante sin precedente, pese a que cada vez existe un mayor flujo de migrantes internacionales, apuntó hoy el director de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), William Lacy Swing.

"Vivimos un periodo de un sentimiento antiinmigrante sin precedentes, lo que resulta una ironía" debido a la imperiosa necesidad que tienen los países industrializados de llenar puestos de trabajo vacantes, dijo Swing en una conferencia de prensa con motivo del Día Internacional del Migrante.

El funcionario explicó que dados los cambios demográficos actuales, los países industrializados del Norte tienen una población en proceso de envejecimiento que necesita ser suplida por fuerza de trabajo más joven, de origen migrante.

Paradójicamente, asentó Swing, la mayor parte de los países del Norte han aprobado políticas cada vez más agresivas contra la migración, pese a la necesidad que tienen de contrarrestar el envejecimiento de su población.

Tales restricciones para los migrantes han causado la muerte de más de 40 mil personas entre el año 2000 y 2014, siendo este último año el más mortal para los migrantes, con cuatro mil 868 decesos, de acuerdo con cifras de la OIM.

De acuerdo con Swing, el sentimiento antiinmigrante es consecuencia de estereotipos negativos sobre otras culturas y del temor de parte de los locales de que los recién llegados afecten la economía.

A estos factores tradicionales que alientan el sentimiento antiinmigrante se ha aunado en el siglo XXI el temor del terrorismo.

"Los gobiernos deben lidiar con los miedos de sus poblaciones y deben darle información fidedigna y datos basados en hechos para que puedan contrarrestar sus temores", afirmó Swing.

Por su parte Ban Ki-moon, secretario general de la ONU, expresó en un mensaje para conmemorar la fecha que demasiados migrantes internacionales –que suman 232 millones en todo el mundo— viven y trabajan en condiciones precarias e injustas.

"Las políticas migratorias deben estar basadas en la evidencia, en lugar de la xenofobia y las percepciones erróneas", consideró el titular de la ONU.

Urgió por ello a los gobiernos a trabajar para beneficiar con la migración tanto a los individuos que dejan sus países como a los lugares que éstos escogen como destino.

"Le debemos esto a los millones de migrantes que, mediante su valentía, vitalidad y sueños, nos ayudan a hacer nuestras sociedades más prósperas, resistentes y diversas", enfatizó el titular de la ONU.

FOTO Y TEXTO: NOTIMEX