18 de abril de 2013 / 10:08 p.m.

Acapulco de Juárez • El ex rector de la UNAM, Juan Ramón de la Fuente, concluyó que es necesario revisar y consolidar los alcances logrados por las universidades en el país y trazar una nueva agenda para brindar educación de calidad a los jóvenes.

“Las universidades en México necesitan revisarse y consolidar lo que han logrado y trazar una nueva agenda, hay que delimitarla y trazarla; la Universidad Autónoma de Guerrero, tiene un líder para trazar esa agenda.

“Hay que transmitir a los jóvenes ese potencial, son difíciles los tiempos pero a los jóvenes hay que mandarles en mensaje correcto: si logras entrar a la universidad, si te esfuerzas y te empeñas y pones tu parte, el futuro seguirá siendo insospechablemente rico y productivo”, dijo el ex rector De la Fuente.

Lo anterior durante su intervención en el evento “Educación Superior y Globalización”, que impartió en el puerto de Acapulco, ante autoridades de la Universidad Autónoma de Guerrero (UAG) en la que estuvo el nuevo rector de la máxima casa de estudios Javier Saldaña Almazán.

En entrevista Juan Ramón de la fuente, ex rector de la Universidad Nacional Autónoma de México, respaldó la reforma educativa federal y sostuvo que las movilizaciones de los maestros de la Coordinadora Estatal de Trabajadores de la Educación de Guerrero (CETEG) que están en paro desde el 25 de febrero.

El ex rector de la máxima casa de estudios en el país, reconoció que todas las reformas tocan intereses establecidos en franca alusión a las movilizaciones magisteriales de la CETEG, en Guerrero que se oponen y han exigido una modificación a la ley estatal de educación.

El también ex secretario de salud del gobierno federal en el sexenio del priista Ernesto Zedillo Ponce de León, pidió a los docentes ponderar las necesidades de educación de las futuras generaciones, ya que con esta reforma se garantiza el desarrollo educativo en el país y los resultados se verán a mediano y largo plazo.

“Toda reforma toca intereses, toda reforma afecta intereses establecidos, sino no sería reforma.

“Si seguimos haciendo lo mismo (oponerse) pues entonces eso no es reforma, si vamos a una reforma se van a afectar intereses, sí si se van a afectar intereses, pero de lo que se trata es de que se afecten intereses que en este momento no tienen un significado colectivo, por otros que sobre todo a futuro si lo tengan”, señaló.

Finalmente consideró que la reforma federal tiene que respetarse, pese a que se toquen intereses gremiales, ya que si no se respeta la reforma los alumnos de las zonas rurales seguirán manteniéndose en el atraso, concluyó.

JAVIER TRUJILLO