Silvia Arellano 
3 de septiembre de 2013 / 09:52 p.m.

 

Ciudad de México • Los profesores de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación instalados en la plaza del Zócalo capitalino dijeron que gastan alrededor de 300 pesos al día para solventar sus gastos como comidas y pasajes y afirmaron que no reciben apoyo del Gobierno del Distrito Federal.

Reynalda Muñoz maestra de Oaxaca comentó que sus compañeros también se apoyan con los “boteos” que realizan diariamente, aunque no quiso dar a conocer el monto de lo recaudado al día.

También mencionó que en cada sección se apoyan con despensas que traen de su región y que cuentan con productos de la canasta básica como arroz, frijol, huevo, lentejas, aceite, atún y café.

Los profesores que se organizan para cocinar en el campamento instalado desde el pasado 9 de mayo en la Plaza de la Constitución también desembolsan entre 100 y 400 pesos para comprar gas o carbón, pues algunos llevan anafres o parrillas.

Además, los maestros pagan entre 10 y 50 pesos por un garrafón de agua. Al día, gastan cerca de 5 garrafones para cocinar.

También tienen que comprar jabón y cloro para lavar el pedazo que se se les asignó para instalar sus tiendas de campaña o alguna improvisadas con plásticos y cartón.

"Lo que nos falta lo compramos aquí en el mercado de La Merced o en las tiendas que están en el Centro, pero eso sí, cada quien se tiene que hacerse cargo de sus gastos”, comentó.

Algunos otros maestros del campamento del Zócalo cooperan con 40 pesos diarios para recibir sus alimentos. De acuerdo con Lorenza Bautista, una parte de la sección 22 llevó un anafre para cocinar.

Para ello, compraron un costal de carbón con un precio de 40 pesos, el cual les rinde un día. Además, adquirieron garrafones con agua con un costo de 50 pesos. Ese los maestros comieron pechugas a la mexicana y compraron cuatro kilos de pollo por lo que pagaron 209 pesos.

Janeth Ramírez, otra de las maestras mencionó que hay ocasiones en que los maestros no están organizados y cada quien paga su comida.

 

"Por muy barata que esta sea terminas pagando entre 50 y 60 pesos por comida, y cada quien debe pagar con sus propios recursos. Sí es caro, pero nuestra lucha lo vale, además, nadie nos ayuda, ni el Gobierno del DF", expresó.

 

Otro de los profesores Uriel Sánchez recordó que en otras manifestaciones que ha participado el Gobierno del DF los ha apoyado, pero hasta ahora sólo les instalo algunos sanitarios.