8 de febrero de 2013 / 01:49 a.m.

Guerrero • El dirigente nacional del PRD, Jesús Zambrano Grijalva negó que en Guerrero haya un estado de ingobernabilidad, como consecuencia de los movimientos de autodefensa y los ataques a vacacionistas en el puerto de Acapulco.

En Tixtla, el presidente del Comité Ejecutivo Nacional de ese partido celebró el que la jornada del miércoles los dirigentes de la Unión de Pueblos Organizados del Estado de Guerrero (UPOEG) se hayan reunido con el titular de la Secretaría de Gobernación y hayan alcanzado acuerdos importantes respecto a cómo encauzar el movimiento de autodefensa.

Definió a la delincuencia como un cáncer que se debe extirpar de raíz, para lo que hace falta la participación de las autoridades de los tres niveles de gobierno y de la población.

El dirigente indicó: “Claramente se ve y ustedes lo están constatando, que no estamos en una situación que impulsen delincuentes (en los movimientos de autodefensa) como se les ha querido manejar, sino como coadyuvantes de la sociedad civil con los órganos de gobierno”.

Pidió que antes de cuestionar los movimientos de autodefensa se conozcan a detalle, para comprender lo que ocurre actualmente en Guerrero.

“Hay que estar aquí para entender lo que pasa y también para observar que no hay ingobernabilidad como lo han querido reflejar algunos. Si hubiera ingobernabilidad no estarían aquí el gobernador y sus colaboradores, tampoco nosotros que vemos una población pacífica”, indicó.

Consideró que la administración estatal ha caminado por la ruta adecuada al no confrontar a las comunidades en autodefensa y lejos de ello, plantear una coadyuvancia que permite canalizar positivamente la inconformidad de los pobladores.

“Lo que hay en Guerrero es un movimiento de exigencia de mayor presencia del Estado, no de ausencia de las autoridades en lo que le corresponde”, apuntó.

Recordó que durante el gobierno federal de Felipe Calderón Hinojosa se le hizo ver de manera reiterada que su guerra contra el narcotráfico era insensata, infructuosa y con un alto costo en vidas para la sociedad.

“Se le dijo muchas veces que debía modificar la estrategia priorizando la prevención social del delito, con una atención puntual a las necesidades de la población para que los jóvenes tuvieran oportunidades de desarrollo y recreación, dar golpes certeros con mucha inteligencia”, destacó.

El ex presidente no hizo caso a muchos llamados y terminó su mandato con un saldo de más de 69 mil muertos y una sociedad desesperada, lo que en el caso de Guerrero motivó estos brotes de autodefensa que lograron abatir de manera importante los índices delictivos.

Triste y condenable, lo ocurrido en Acapulco

Respecto al ataque sexual cometido contra seis vacacionistas de nacionalidad española, Zambrano saludó el hecho de que el gobernador Ángel Aguirre Rivero haya anunciado que se irá con todo para identificar, ubicar y detener a los responsables.

Calificó el hecho como algo triste y condenable, por lo que juzgó imperativo dar con el paradero de los culpables.

No quiso hablar sobre la forma en que el alcalde de Acapulco, Luis Walton Aburto ha manejado el caso ni sobre las declaraciones de la procuradora de justicia Martha Elva Garzón Bernal, en el sentido de que la diversión podría ser una de las causas de la agresión.

ogelio Agustín Esteban