27 de febrero de 2013 / 08:43 p.m.

El subsecretario de Desarrollo Social y Humano, Ernesto Nemer, rechazó que la Cruzada Nacional contra el Hambre tenga fines electorales y justificó la selección de 400 municipios para iniciar su aplicación.

Al comparecer ante diputados federales en representación de la titular de Desarrollo Social, Rosario Robles, el funcionario dijo:

"“En este año hay 14 elecciones en 14 estados de la República, casi el 50 por ciento de los estados que tiene este país, y de los mil 348 municipios donde va a haber elecciones, la cruzada va a llegar a sólo 213 de los 400 que se anunciaron para la primera etapa"”.

Por ello, dijo, esas cifras "“hablan de que la cruzada no está dirigida a los estados que tienen elecciones (…); que nos quedemos claro que éste es un programa social y no electorero"", puntualizó.

Nemer subrayó que la población objetivo de la Cruzada Nacional contra el Hambre asciende a 7.4 millones de personas ubicadas en dos mil 457 municipios.

Durante la comparecencia ante las comisiones de Desarrollo Social y Asuntos Indígenas en el Palacio de San Lázaro, los legisladores del PAN, del PRD y Movimiento Ciudadano pusieron en entredicho los criterios de selección de los 400 municipios en que se aplicará inicialmente el programa.

El panista Raúl Paz cuestionó el método de selección y confió en que la “mezcla” de municipios no obedezca a intereses particulares, mientras el perredista Uriel Flores admitió que si bien los objetivos y la estructura del programa son positivos, la información sobre la forma de aplicarlo debe ser más precisa para evitar que esté sujeto a la coyuntura sexenal.

Fernanda Romero, de Movimiento Ciudadano, advirtió a su vez que entre los 400 municipios antes referidos no se incluyen algunos con altos índices de carencia alimentaria.

Por el contrario, agregó, ""hay localidades que celebrarán elecciones este año y no forman parte de la población en pobreza extrema, pero fueron incluidos en el programa federal”".

En su turno, el priista Marco Vela expresó su confianza en que la Cruzada ayude a disminuir la pobreza alimentaria, mientras la ecologista Judit Guerrero dijo que no siempre gastar más recursos implica lograr los objetivos planteados, por lo que llamó a pasar de políticas públicas asistencialistas a programas que lleguen al fondo de los problemas.

— FERNANDO DAMIÁN E ISRAEL NAVARRO