AP Y NOTIMEX
6 de abril de 2016 / 12:08 p.m.

Ciudad del Vaticano.- El Papa Francisco conmovió hoy con un abrazo y una bendición especial a la pequeña Lizzy Myers, una niña que viajó desde Estados Unidos hasta Roma para conocerlo antes de perder la vista y el oído, debido a una rara enfermedad genética.

Francisco cumplió el sueño de la pequeña de cinco años, quien llegó hasta la Plaza de San Pedro acompañada por sus padres Christine y Steve, junto a su hermana menor, y con una muñeca en brazos.

Papa Francisco
Lizzy recibió la bendición del Papa en la Plaza de San Pedro.| REUTERS
Papa Francisco
La pequeña regaló al Pontífice un trozo de meteorito que cayó en Ohaio. | REUTERS
Papa Francisco
Su familia la motivió hacer una lista de las cosas que tiene ver. Durante su visita en Roma conoció el Coliseo. | AP

La familia estaba en primera fila en la audiencia general del pontífice, a la que asistieron unas 25 mil personas, y al final Jorge Mario Bergoglio se acercó a Lizzy, la besó y le bendijo con sus manos los ojos.

Lizzy no sabe que sufre el síndrome de Usher tipo B, que le robará la visión y el oído. Sus padres le han preparado una lista de las cosas que debía disfrutar antes de que ella deje de ver, una era conocer al Papa.

Desde Ohio, Estados Unidos, en donde vive, su historia se hizo conocida a través de las redes sociales y generó un espontáneo movimiento de solidaridad. Una aerolínea turca ofreció los boletos a toda la familia, y un hotel romano dio el hospedaje.

La organización católica que transporta enfermos a diversos santuarios católicos del mundo, Unitalsi, se ocupó de los detalles del periplo.

Al saludar a Francisco, la niña le regaló una cajita con un trozo de un meteorito caído en Ohio.

Su madre, Christine Myers, dijo después del encuentro con el papa que Lizzy estaba "maravillada. Tenía los ojos muy abiertos y fue un momento muy poderoso para ella".