21 de agosto de 2013 / 12:49 p.m.

México  • El presidente Enrique Peña Nieto advirtió que ni los niños ni los jóvenes deben ser rehenes de intereses particulares en el tema de la educación.

El jefe del Ejecutivo federal consideró que las reformas que se plantean y discuten actualmente en el Congreso ayudan a garantizar los derechos laborales de los docentes, pero también demandan que tengan el perfil adecuado, una mayor preparación y la capacidad de impartir una educación de calidad.

“El gobierno habrá de ofrecer una permanente capacitación para que nuestros docentes estén a la altura de prestar una educación de la mayor calidad, que eso es justamente lo que exigen y demandan nuestros niños y jóvenes. No podemos hacerles rehenes de intereses particulares, nuestra niñez espera contar mañana con la cristalización de sueños y anhelos”, dijo durante los trabajos de la Conago, celebrados en Mazatlán, Sinaloa.

En medio del debate por la reforma a leyes secundarias en materia educativa que ha desencadenado marchas por parte del CNTE e incluso la irrupción de este grupo en la Cámara de Diputados, el mandatario federal dijo que los ajustes están orientados a mejorar la calidad de la educación, lo que resulta indispensable para la competencia del mundo que se vive actualmente.

Aseguró también que el futuro del país depende de las posibilidades y ventajas que se les dé a los estudiantes en este momento, por lo que urgió a mantener una educación de calidad.

“México debe estar debidamente preparado para que nuestra niñez y nuestra juventud realmente adquieran los conocimientos y herramientas necesarias y suficientes para enfrentar los grandes desafíos y poder encontrar espacios de oportunidad y de desarrollo individual mayores a los que hoy tienen acceso”, señaló el Presidente.

Por ello, celebró el respaldo que hiciera la Conago a las reformas de las leyes secundarias que envió a las Cámaras para su discusión y apeló por la apertura al debate.

En específico, consideró que las modificaciones a Ley General de Educación, a la Ley General del Servicio Docente y a la Ley del Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación, brindarán mejores herramientas tanto a los alumnos como a los maestros.

El mandatario también insistió en la necesidad de modificar el contexto financiero para la educación, y dijo que se planteará una revisión de los fondos estatales para evitar falta de equidad entre los estados.

Aclaró que la iniciativa estará ligada a lo que presente el próximo 8 de septiembre con la reforma fiscal.

Por la noche, el Presidente advirtió que lo que eventualmente se apruebe en el Congreso en materia educativa no está sujeto a negociación y confió en que los actos de violencia de la CNTE sean episodios de coyuntura.

Entrevistado en el Hangar Presidencial, el mandatario reconoció que todo cambio enfrentará resistencias, por lo que apeló a que en todos los sectores exista compromiso por materializar lo que el país necesita.

Nadie puede estar en contra de que la calidad de la educación tiene que mejorar en el país, se tienen que asegurar más esfuerzos y es preciso asegurar que quienes brindan educación y quienes estén al frente de un grupo, frente a nuestros niños y jóvenes, realmente tengan la debida preparación, aseveró.

“Eso es lo que estamos trabajando, a final de cuentas estamos en medio de un debate, está en el Congreso, está en revisión de diputados y senadores, lo único que no está a sujeto a ninguna negación es lo que se apruebe y lo que la ley apruebe”, puntualizó.

 — MIRIAM CASTILLO Y MARIANA OTERO-BRIZ